El debate sobre la desigualdad en México se ha enfocado, en general, sobre la desigualdad de ingresos personales; es decir, la posición de cada individuo en la distribución de ingresos en el país. La distribución personal del ingreso nos permite tener una idea muy clara de la magnitud de la desigualdad, al hacer posible ordenar la población por su nivel de ingreso. Sin embargo, al concentrarnos en la desigualdad en el país, tendemos a olvidarnos sobre la desigualdad en las regiones y, más específicamente, dentro de cada entidad federativa.

1

Una forma de pensar sobre las grandes desigualdades que existen entre nuestros estados es pensar cada estado como una distribución en sí misma. Se han hecho con anterioridad algunos ejercicios para observar la evolución de la desigualdad al interior de estados en Estados Unidos recientemente por Elizabeth McNichol, David Cooper y Vincent Palacios.1 Éstos permiten observar los ingresos más altos en cada estado y su diferencia con el resto de su población. Para el caso de México, este artículo presenta un ejercicio que busca dar una óptica ligeramente diferente a este muy discutido tema.

Para poder pertenecer al 1% más rico en la Ciudad de México es necesario que un individuo tenga un ingreso de por lo menos $122,000 pesos mensuales, mientras que para poder permanecer al 1% en Chiapas sólo se requieren $43,000 pesos mensuales. Estas diferencias entre las “élites” de las entidades federativas nos muestra que existe una probabilidad más grande de pertenecer al 1% de la población más rica del país siendo residente de la Ciudad de México o de Sonora o Nuevo León que la de que tienen personas en Chiapas, Oaxaca o Tlaxcala.

Diferencias entre el 1% Más Rico por Entidad Federativa

mapa ingresos 1% mexico

Fuente: Armando Enríquez, con datos del Modulo de Condiciones Socioeconómicas de la ENIGH 2014, INEGI.

Más importante aún, conocer la distribución del ingreso dentro de cada estado de la república nos permite conocer las profundas desigualdades al interior de sus sociedades y poner en contexto estas diferencias con respecto a los lugares que habitamos. En México no son triviales los lugares de nacimiento y residencia. Habitar en un estado como Chiapas o Oaxaca implica tener menor acceso a oportunidades, menor acceso a salud, educación y una menor probabilidad de tener un nivel de vida digno.

La diferencia entre el ingreso del 1% más rico de cada estado y el ingreso del primer decil y del 1% con la media del ingreso en cada estado nos permite tener un aproximado de la diferencia en oportunidades que existe dentro de las sociedades del país. La siguiente tabla contiene algunas proporciones que permiten contextualizar dichas diferencias.

tabla-economia

Fuente: Elaboración propia con datos del Modulo de Condiciones Socioeconómicas de la ENIGH 2014, INEGI.

La utilidad de observar la desigualdad de esta manera es observar cómo las desigualdades regionales se manifiestan en la distribución del ingreso, incluso dentro de los ingresos más altos de cada entidad federativa, dándonos información más allá de lo que una medición como el coeficiente de GINI2 nos ofrece. Por ejemplo, en el estado de Puebla el ingreso del 1% más rico es 158 veces el ingreso del primer decil (el 10% más pobre de la población) y 4.5 veces el del último decil (el 10% más rico de la población); como referencia, el promedio del ingreso del último decil con respecto al primero en el mismo estado es de 35 veces, el 1% casi quintuplica la diferencia.

Una persona en la Ciudad de México dentro del 1% con un ingreso de al menos $122,000 pesos tiene un ingreso mensual 408 veces superior a una persona dentro del primer decil en Oaxaca, 332 veces superior al de una persona en el primer decil en Chiapas y 326 veces superior al de una persona en el primer decil en Guerrero. Ése es el tamaño de la desigualdad en su rango más amplio.

Usar la distribución individual de ingresos para pensar el tamaño de la desigualdad regional del país nos obliga a prestar atención a lo que ha ocurrido en el desarrollo económico del país. El crecimiento económico no ha beneficiado de forma pareja a las entidades federativas. Las entidades con más desigualdades se benefician menos del crecimiento; por ejemplo, Raymundo Campos y Luis Ángel Monroy-Gómez-Franco3 encuentran que en el período 2000-2012 no existe una relación sistemática entre crecimiento y reducción de la pobreza.

Esto nos obliga a pensar en las causas de tan enormes diferencias en los niveles de ingreso y, por tanto, de la calidad de vida. Incluso dentro del norte del país —una región que tradicionalmente se le considera de mayor desarrollo, con un grado de industrialización importante y menores niveles de pobreza— es posible observar fuertes diferencias regionales y gran desigualdad al interior de los estados. ¿Qué ha producido estas diferencias? Un crecimiento económico que no ha sido inclusivo, un gasto público regresivo o neutral en la mayoría de sus programas y una falta de atención generalizada a la formación de capital humano.

México es un país donde el lugar de origen y la clase a la que se pertenece siguen siendo el principal determinante del acceso a oportunidades, el dicho de “origen es destino” puede comprenderse con facilidad cuando una persona en el 10% más pobre de un estado como Oaxaca necesitaría trabajar 34 años para obtener el mismo ingreso que obtiene una persona en el 1% más rico en la Ciudad de México en un mes.

La literatura reciente sobre la desigualdad en el país ha mostrado con contundencia la magnitud del problema y sus consecuencias para la economía y la sociedad. Los datos aquí presentados seguramente subestiman la verdadera dimensión de las diferencias de ingreso entre regiones. Estudios como el presentado recientemente por Alfredo Bustos y Gerardo Leyva, o los de Gerardo Esquivel, Raymundo Campos y Emmanuel Chávez4 y el de Miguel Del Castillo Negrete5 han encontrado que las estimaciones realizadas empleando la ENIGH subestiman fuertemente a los ingresos más altos. Tomando como ciertos estos hallazgos, con toda seguridad las enormes diferencias que se presentan en este artículo deben ser mucho mayores.

Debemos comenzar a pensar a la desigualdad como un obstáculo persistente en el camino hacia el desarrollo económico, una sociedad más equitativa en sus resultados es una sociedad más equitativa en las oportunidades que ofrece a sus integrantes. Una sociedad que ofrece oportunidades es más justa, menos vulnerable a la existencia de violencia, más proclive a contar con instituciones que vean por el bien de todos. Si el desarrollo es la continua mejora de las condiciones de vida y la transformación de la sociedad, México y sus regiones deben emprender el camino hacia el desarrollo partiendo de una premisa básica: la desigualdad en México hoy es intolerable.

Diego Castañeda es economista por la University of London y editor de la sección de ciencia de la revista Paradigmas.   


1 McNichol, E,  D. Cooper y V. Palacios,(2012) Pulling Apart: A state-by-state analysis of income trends, Economic Policy Institute.
2 El coeficiente de GINI es una medida de la diferencia entre la distribución del ingreso existente y una hipotética distribución equitativa, el valor de 0 implica igualdad absoluta, el valor de 100 desigualdad absoluta. 
3 Campos-Vázquez, R. y L. Monroy-Gómez-Franco (2016) “¿El crecimiento económico reduce la pobreza en México?” Revista de Economía Mexicana, Anuario UNAM, vol.1, no.1, pp. 140-185.
4 Campos, R., Emmanuel, C., & Esquivel, G. (2014). “Los Ingresos Altos, la Tributación Óptima y la Recaudación Posible”. Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, Cámara de Diputados.
5 Del Castillo Negrete. M. (2015) “La magnitud de la desigualdad en el ingreso y la riqueza en México Una propuesta de cálculo”, Estudios y Perspectiva, CEPAL.