La naciente discusión sobre la desigualdad en México, lejos de centrarse como un tema de derechos e igualdad de oportunidades, se ha polarizado en voces que, desde la política, los negocios y medios de comunicación, hacen un llamado a desestimar en cierto grado la importancia que la desigualdad tiene en temas tanto de pobreza como de crecimiento económico. Dentro de esta discusión hay quien asegura que la agenda contra la desigualdad es una cuestión de envidia y que la implementación de políticas públicas que tengan como objetivo revertir la tendencia creciente de la desigualdad atenta contra “los empresarios”, asegurando que estos últimos son “un recurso escaso en el país”, que su riqueza más que ser producto de vínculos con el poder político, monopolios y otro tipo de rentas, se debe a su gran capacidad para tomar riesgos e innovar.

1

Por esta razón resulta pertinente, en medio del debate sobre la desigualdad en México, plantear una pregunta sobre la naturaleza de una parte importante del gran sector empresarial mexicano. ¿Los grandes empresarios mexicanos deben su riqueza a la extracción de rentas o a su espíritu innovador?

La pregunta no es trivial y en tiempos recientes se ha vuelto relevante para la investigación de diversos economistas que estudian los efectos de la desigualdad, particularmente sobre el crecimiento económico. Por  ejemplo, para el caso de Estados Unidos, Philippe Aghion, Richard Blundell y Ufuk Akeigit,1 entre otros, encuentran que el 17% de la riqueza del 1% más rico de la población es producto de actividades de innovación. A su vez encuentran que dicho efecto de concentración en el 1% más rico se compensa con mayor movilidad social, siempre y cuando ocurra en mercados de bajo poder monopólico y cuando los mercados tienen presencia de monopolios, la innovación es menor y también la movilidad social.

La intuición detrás de este racionamiento es muy simple, un emprendedor con una buena idea en un mercado competitivo —de baja concentración— podría entrar al mercado y explotar su innovación y por medio de ésta subir la escalera social. En cambio, el mismo emprendedor en un mercado concentrado encontraría barreras de entrada que le impedirían acceder al mercado, de tal modo que la economía no vería su innovación y éste no podría subir en la escalera social. 

De acuerdo a dichos autores, el mecanismo más fácil de observar por el cual se pueden explicar estos efectos es a través de las actividades de cabildeo político. Si bien para el caso de México los datos sobre riqueza de las personas y sobre actividades como el cabildeo son limitados, es posible observar de forma aproximada tales efectos.

Si la actividad de innovación en México es un determinante importante que explica la concentración de ingresos y de la riqueza, entonces deberíamos poder observar una correlación importante entre el pago al factor capital, altamente concentrado en la parte más alta de la distribución y la generación de patentes, la cual es una variable aproximada de la creación de valor vía innovación en una economía.    

grafica-01

Fuente: Elaboración propia con datos de las siguientes fuentes, patentes 1963 a 1979 Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, 1980 a 1992 Sistema Integrado de Información sobre Investigación Científica y Tecnológica, 1993-2012 Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. Pago al capital obtenido de Penn World Tables.

Como se puede observar en la gráfica, la tendencia que sigue la creación de patentes por cada 1000 habitantes es decreciente, mientras que el pago al factor capital dentro de la distribución funcional del ingreso ha mantenido una tendencia creciente.

Si fuera el caso que la riqueza en México puede ser explicada por capacidad innovadora y la toma de riesgos de sus élites económicas, esperaríamos observar una correlación positiva entre ambas. Sin embargo, el caso es totalmente opuesto, la concentración de la riqueza aumenta al mismo tiempo que la innovación en el país disminuye.

De acuerdo a los datos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, la relación de autosuficiencia en México —es decir, el numero de patentes solicitadas por nacionales entre las patentes totales solicitadas para el periodo 2000-2012— en promedio es apenas superior al 5%. Entonces, la mayor parte de la investigación científica y tecnológica, parte fundamental de las actividades de innovación, es conducida en su mayoría por extranjeros y, por tanto, no puede ser un factor que explique la concentración de ingreso y riqueza en los percentiles más altos de la distribución.

Esta realidad forzosamente provoca una nueva pregunta: ¿si la innovación no puede explicar la concentración de la riqueza, qué sí puede hacerlo?

Si observamos la distribución funcional del ingreso —la proporción del ingreso nacional que se destina al pago de los factores de producción, capital y trabajo— el pago al factor capital representa el 66% del ingreso nacional, mientras que el factor trabajo apenas representa el 34%. Esta relación se encuentra extremadamente cargada hacia el capital y sugiere que los derechos de propiedad sobre el capital son la principal fuente de riqueza en el país. Este dato coincide con los hallazgos sobre la distribución del ingreso en México, particularmente el peso que tienen los ingresos provenientes de rentas de propiedades, intereses, pagos de dividendos, entre otros, todos los anteriores siendo ingresos producto del capital.

Sin embargo, esto no responde la pregunta de fondo: ¿cómo se adquieren esos derechos de propiedad sobre el capital?  Para responderla basta observar la estructura de la mayoría de los mercados en el país.

México es un país repleto de mercados de alta concentración, es decir, donde existen monopolios, duopolios u otras empresas con suficiente poder de mercado para alterar de forma significativa los precios. Una forma fácil de observar esto es a través del índice Herfindhal-Hirchman para distintos sectores de nuestra economía, en el cual encontramos que sectores como el de telefonía móvil, las telecomunicaciones, la aviación y otros tantos, se encuentran en el umbral de alta concentración.2

No es coincidencia que de muchos de estos mercados provengan algunas de las empresas más importantes del país y algunos de sus hombres más ricos. Tampoco sorprende que buena cantidad de estas empresas sean algunas de las más activas en el campo del cabildeo político.

Es fácil, por lo tanto, dilucidar con un grado elevado de certeza cómo la concentración de riqueza en México se explica por la captura de rentas de monopolio, por las actividades de cabildeo político que facilitan la extracción de rentas en actividades como la minería y en legislaciones favorables a toda clase de actividades, incluidas entre ellas exenciones fiscales.

Si bien resulta evidente que la innovación no es la fuente de la riqueza de nuestras élites, éstas tienen una relación puntual con la innovación a través de la desigualdad. La desigualdad tiende a reducir la capacidad innovadora de los países. A lo largo de los últimos años se han ido apilando trabajos de economistas como Kenneth Arrow,3 Raj Chetty,4 Annamaria Lusardi5 y Camilo Mondragón-Vélez6 entre otros, que han encontrado cómo es que una mayor desigualdad —en la medida que limita la capacidad de las personas para acceder a mejor educación y en general a derechos elementales, como a la salud— también limita el emprendimiento y la generación de innovaciones.

En este sentido resulta casi irónico que los defensores del emprendimiento como clave para el crecimiento, sean muchas veces los mismos que atacan las políticas públicas que lo favorecen, como la seguridad social universal o el crecimiento salarial. La discusión sobre la desigualdad debe transitar de un tema preocupante, pero relegado de la agenda nacional, a uno de derechos plenos a una mayor calidad de vida. Un sistema de seguridad social universal sirve para mitigar los riesgos que enfrentan las personas en la parte baja y media de la distribución permitiendo la creación de nuevos negocios, sin el temor de descender a la miseria si la idea falla. En tanto, medidas como el acceso a servicios de salud, seguros de desempleo o un mayor salario funcionan como una red de protección que, al ser implementada, la tasa de creación de negocios tiende a aumentar y la aversión al riesgo a disminuir.7

En una ocasión Adam Smith,8 parafraseando a Thomas Hobbes, dijo que “la riqueza es poder”. A su vez, la riqueza tiene la tendencia a usar ese poder para continuar acumulándose. Justo ése es el caso mexicano. y de gran parte del mundo. En ello radica parte del debate esencial sobre la desigualdad.

Diego Castañeda es economista por la University of London y editor de la sección de ciencia de la revista Paradigmas.


1 Aghion, Philippe,et. al.  2015. Innovation and Top Income Inequality, NBER Working Paper  21247.
2 El Índice Herfindhal-Hirchman, es una medición de la concentración dentro de un mercado, los valores del índice van de 0 a 1000, donde 0 es la competencia perfecta y 1000 un monopolio. Se considera aquellos sectores arriba del valor de 200 como sectores de alta concentración.
3 Arrow Kenneth. 2012. “The Economics of Inventive Activity over Fifty Years”, In the Rate and Directions of Inventive Activity Revisited, eds. Josh Lerner and Scott Stern. Chicago, IL: University of Chicago Press.
4 Chetty, Raj et. Al. 2014. “Where is the Land of Opportunity? The Geography of Intergenerational Mobility in The United States” NBER Working Paper 19843.
5 Lusardi, Anamaria, et. Al. 2011. “Financially Fragile Households: Evidence and Implications” NBER Working Paper 17072.
6 Mondragón-Vélez, Camilo. 2009. “The Probability of Transitioning to Entrepreneurship Revisited: Wealth, Education, and Age” Annals of Finance 5, pp 421-441.
7 Para una explicación del impacto de la seguridad social en el emprendimiento en Estados Unidos, se puede consultar a Olds, Gareth. 2014. “Entrepreneurship and Health Insurance.” Manuscript. Cambridge, MA: Harvard Business School.
8 Smith, Adam. Investigación Sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Naciones, Capitulo V. Ed. Edwin Cannan. introd. de Max Lerner. traducción y estudio preliminar de Gabriel Franco, FCE, 1958.