Durante más de 20 años, el crecimiento económico en México se ha encontrado en un promedio próximo al 2% anual, una tasa baja cuando se toma en cuenta el fenómeno de convergencia económica en el mundo. Largos periodos de bajo crecimiento, como en el que nos encontramos, se deben a factores estructurales de la economía que no se han resuelto correctamente, tales como los bajos niveles de inversión, aprovechamiento educativo, la fortaleza del mercado interno y el cambio tecnológico en la economía, por mencionar sólo algunos.1

image (2)

Para pensar a futuro sobre el crecimiento económico, además de considerar los factores mencionados anteriormente, es necesario tomar en cuenta nuevos fenómenos que enfrentaremos en el futuro próximo y que, dependiendo de la forma en que elijamos resolverlos, impactarán en las expectativas de crecimiento y, por tanto, la calidad de vida del mañana. Con este propósito en mente, este texto busca proponer un pequeño experimento mental sobre qué tanto podría crecer la economía si ésta continúa a su ritmo actual y se enfrenta a fenómenos como la desigualdad, el cambio demográfico y la continuación de una política salarial equivocada. Este experimento no debe ser entendido como una predicción, sino sólo como un ejercicio de reflexión sobre los problemas del crecimiento.

1

Mucho se ha escrito sobre por qué la economía mexicana no crece a una tasa mayor. Economistas como Jaime Ros,2 Flor Hernández Reyes3 y otros tantos han tratado de explicarlo; sin embargo, la mayoría termina señalando a los sospechosos más comunes: la baja productividad laboral, el bajo nivel de inversión, la debilidad del mercado interno y la baja productividad total de los factores.4

De entre estos sospechosos, hay un par que resultan muy interesantes: la productividad laboral y la productividad total de los factores. El primero impacta al crecimiento conforme crece, como ilustra la siguiente identidad económica:
ecuación

Donde  componente de ecuación 1 es el PIB per cápita,  componente de ecuación 2 es la productividad laboral o la producción por hora trabajada y  componente de ecuación 3  son las horas trabajadas per cápita. Esta expresión nos dice que el estándar de vida medido como producción per cápita por definición, es igual a la productividad laboral multiplicada por las horas trabajadas.

Cualquier cosa que disminuya las horas trabajadas o la productividad laboral deberá reducir el crecimiento, por esta razón resulta intrigante que se culpe a la productividad laboral por la falta de crecimiento económico, cuando en México la productividad laboral ha venido en aumento. Un culpable más lógicamente consistente sería la disminución en las horas trabajadas, producto del aumento del subempleo y empleo parcial debido a las condiciones precarias del mercado laboral.

image

El segundo sospechoso y que ofrece una mejor explicación a estos problemas es el comportamiento de la productividad total de los factores (PTF) en el mismo periodo. La PTF es un indicador amplio de la innovación y la eficiencia del uso de los factores de producción en una economía, y en el caso de México tiene un valor promedio negativo de -2.3% de acuerdo a su medición con el modelo KLEMS.5

Sin embargo, resulta interesante en la descomposición del aporte al crecimiento que el factor trabajo, a pesar de tener una productividad creciente, tiene una aportación muy pequeña para explicar el crecimiento con un promedio de 0.28 puntos de contribución, mientras que el factor capital aporta en promedio 2.42 puntos. El problema, contrario a lo que algunos analistas suelen apuntar, no es la baja productividad del trabajo sino su baja remuneración. La baja aportación al crecimiento por parte del factor trabajo tiene que ver con su baja participación del ingreso nacional, cerca del 30%, un valor muy por debajo de la normalidad entre países.

image (1)

Una vez que hemos revisado algunas hipótesis sobre por qué la economía nacional no ha crecido de manera más veloz en las ultimas décadas, podemos contextualizar el crecimiento de largo plazo del país y hacer un pequeño experimento mental propuesto originalmente para Estados Unidos por el economista Robert J. Gordon.6

Algunas de las problemáticas y fenómenos  que la economía mexicana puede enfrentar en el futuro y que pueden afectar su tasa de crecimiento son la alta desigualdad de ingresos y de riqueza, el costo de las pensiones conforme la población que hoy se encuentra en edad de trabajar se retire, la baja contribución de la educación a la participación del factor trabajo en el crecimiento y la debilidad del mercado interno. Éstos impactan de distinta manera a la tasa de crecimiento, algunos pueden restar de ella, mientras otros pueden sumarle. Para realizar el experimento mental debemos hacer un pequeño ejercicio de substracción o adición e incorporar el efecto de cada uno de los problemas o fenómenos a la tasa promedio de crecimiento de los últimos veinte años.

La desigualdad, de acuerdo a la OCDE,7 le ha restado 11.3 puntos del PIB en esos mismos 20 años, lo cual significa un costo de .56 puntos al año. El costo de las pensiones puede hacer que los mexicanos deban ahorrar más para financiar su retiro, por lo que dicha disminución en consumo podría restar otros 0.4 puntos al año. El bono demográfico traerá consigo un incremento en las horas trabajadas y por lo tanto sumará al crecimiento algo un poco mayor al aporte que tiene el trabajo hoy en día en la descomposición KLEMS, que por razones de simpleza asumiré en 0.3 puntos, y un incremento en el valor de la educación, que de acuerdo al promedio de las mismas estimaciones KLEMS es 0.04 puntos.

Por tanto, tal ejercicio de substracción nos lleva a la siguiente cifra: 2%-.56-.4+.3+.004 = 1.34%. Bajo tales supuestos y asumiendo que el crecimiento potencial de la economía se mantiene en los mismos niveles que los últimos 20 años, la tasa de crecimiento del país podría reducirse en 33%. Por si fuera poco, el crecimiento económico en promedio en el mundo es capturado en un 44%8 por el 5% más alto de la distribución del ingreso, por lo  que el 95% de la población podría experimentar un crecimiento en promedio de apenas .75%.9

   imagen (3)

Creciendo a una tasa del 2%, una cantidad se duplica aproximadamente cada 35 años. Con una tasa del .75%, duplicar el estándar de vida requeriría más de 70 años. De continuar creciendo a la tasa de los últimos veinte años, para el fin de siglo el PIB per cápita en México sería aproximado al actual en Reino Unido, de disminuir por el efecto negativo de la desigualdad y los otros factores podría terminar siendo apenas un poco más grande que el de Argentina. La diferencia entre los dos escenarios al final del siglo XXI en nivel de vida promedio sería de $28 mil 666 dólares.

En este momento vale la pena recalcar que esto no es una predicción, pronosticar en economía es una tarea cercana a lo imposible, sobre todo en el largo y muy largo plazo. No existe ninguna garantía de que la economía mexicana continúe atrapada en su trampa de bajo crecimiento, factores internos y externos pueden hacer que este numero sea mayor o menor. Un ejemplo es el de la India, que pasó más de 30 años creciendo a una tasa del 3% ganándose el apodo de la “tasa de crecimiento india”10 hasta que dio un brinco hacia tasas elevadas de crecimiento. De igual forma los supuestos que llevan a una reducción de la tasa hasta .75%, si bien parten de estimaciones reales, no dejan de ser extrapolaciones que podrían cambiar en un horizonte amplio de tiempo.

El propósito de tal experimento mental es el de hacernos pensar sobre los factores que impactan en el crecimiento y sobre si las decisiones que hoy tomamos sobre nuestra economía son las mejores para hacerle frente a lo que el economista Robert J. Gordon llama vientos en contra de la economía. De éstos, la desigualdad parece ser el más importante, no sólo por la reducción de crecimiento que genera y que es bien documentada en la literatura,11 sino porque el crecimiento es capturado en gran medida por una parte muy pequeña de la población.

Crecer al 2% como lo hemos venido haciendo es claramente insuficiente y si hemos de crecer más rápido es necesario que nos alejemos de los mitos que solemos contarnos sobre por qué esta economía no funciona mejor. Más que pensar en la productividad, que no deja de ser importante, debemos pensar en las remuneraciones al trabajo y en incrementar la inversión pública y privada, en mejorar los niveles educativos y buscar una mayor remuneración al trabajo de las mujeres. De lo contrario, quizá tendremos que esperar al siglo XXII para tener el nivel de vida que merecemos.

Diego Castañeda es economista por la University of London y editor de la sección de ciencia de la revista Paradigmas.   


1 Elaboración propia con datos  de: 1800-1896, Coatsworth, J.H. (1989), “The decline of the Mexican economy, 1800-1860”, en R. Liehr (ed.), América Latina en la época de Simón Bolívar. La formación de las economías nacionales y los intereses económicos europeos 1800-1850, Berlin: Colloquium, pp. 27-53. Siguiendo a J. H. Coatsworth, “Mexico,” en Joel Mokyr, ed., The Oxford Encyclopedia of Economic History (New York, 2003), III, pp. 501-7, acepté un incremento pequeño en el PIB per cápita entre 1820-1845. 1896-1950, INEGI (1995), Estadísticas Históricas de México, México D.F.: INEGI.
2 Ros Bosch, Jaime. Algunas tesis equivocadas sobre el estancamiento económico de México, El Colegio de México, 2013.
3 Hernández Reyes, Flor. “El crecimiento económico y la productividad en México”, 1980-2011, Economía Informa Volumen 391, marzo-abril 2015, Paginas 96–102.
4 La Productividad Total de los Factores se calcula como el incremento porcentual de la producción que no es explicado por los cambios en el volumen de los factores de producción (capital, trabajo, etc), por tanto es el residuo de restar de el valor de la producción la contribución de cada factor.
5 INEGI, Sistema de Cuentas Nacionales de México Productividad total de los factores 1990-2011, México, 2013.
6 Gordon, Robert, J. The Demise of U.S. Economic Growth: Restatement, Rebuttal, and Reflections. NBER, 2014.
7 Cingano, F. (2014), “Trends in Income Inequality and its Impact on Economic Growth”, OECD Social, Employment and Migration Working Papers, No. 163, OECD Publishing.
8 Milanovic, Branko, Global Inequality: A New Approach for the Age of Globalization, Belknap-Harvard Press, 2016.
9 Para el caso mexicano algunas estimaciones sugieren que podría ser un porcentaje mayor del crecimiento el que es capturado por la parte más alta de la distribución, por razones de simplicidad se opto por el promedio global.
10 Drèze, Jean y Amartya Sen. Una Gloria Incierta: La India y sus Contradicciones. Editorial Taurus, 2014.
11 Castañeda Garza, Diego. “Lo que se omite cuando discutimos crecimiento económico, reacciones al debate”. Nexos, Junio 2014.