Una de las características más conocidas de la economía mexicana es que es una economía con una alta desigualdad de ingresos.1 Sabemos que los ingresos del 10% más rico de la sociedad equivalen a casi el 40% del total de ingresos en México, mientras que los ingresos del 10% más pobre equivalen sólo al 1.6% del total de ingresos.2 Sabemos también que el coeficiente de Gini3 es de 0.49, siendo éste de los más altos de América Latina.4

1

En este breve texto quiero proponer una manera más inteligible de acercarse al tema, de forma que la magnitud de la desigualdad en México sea más clara para los lectores no especializados en el tema. Para ello vale la pena hacer varias preguntas. Si ordenáramos a todos los habitantes del mundo en una fila, del más pobre al más rico, ¿Cómo estarían distribuidos los mexicanos en dicha fila? ¿Habría mexicanos a lo largo de toda la fila? Dicho de otra forma: ¿Qué tan pobres son los pobres mexicanos comparados con los pobres de todo el mundo y qué tan ricos son los ricos mexicanos respecto a los ricos de todo el mundo?

Responder estas preguntas requiere un esfuerzo importante para lograr compatibilizar la información sobre distribución del ingreso que cada país genera. Dos economistas (Cristoph Lakner y Branko Milanovic) ya realizaron ese esfuerzo y generaron una base de datos que permite comparar entre sí las distribuciones del ingreso de diferentes países así como comparar la distribución del ingreso en un país en distintos momentos del tiempo.5

¿En dónde están parados los mexicanos en la distribución global del ingreso? Como se puede apreciar en el gráfico 1, el 10% más pobre de los mexicanos (eje horizontal) en 2008 (último año para el que se cuenta con información) formaba parte del 20% más pobre en el mundo (eje vertical). Por su parte, 40% de los mexicanos (los ubicados entre el segundo y el sexto decil6 de la distribución de ingresos en México) se ubicaba en el tramo intermedio de la distribución global de ingresos (entre el percentil 50 y el percentil 70). Y los mexicanos de mayor ingreso (quienes están en el 10% más alto de la distribución mexicana) son también parte de los más ricos del mundo (se ubican por encima del percentil 90 de la distribución global). Es decir, México es un país en el que 10% de la población forma parte de los individuos con mayores ingresos en todo el mundo, y otro 10% forma parte del 20% de personas más pobres en el mundo.

Gráfico 1: Posición de los deciles de la distribución de ingresos mexicana en la distribución de ingresos global7 en 2008

Graf1

Fuente: Elaboración propia con base en los datos de Lakner y Milanovic, (2015). Notas: Se grafica la posición de cada uno de los deciles de la distribución del ingreso en México dentro de cada uno de los percentiles de la distribución global del ingreso. La descripción sobre cómo se construyó esta última se encuentra en el pie de página siete.

 

¿Es México un caso excepcional en el mundo? No. Si nos comparamos con otros países en desarrollo se puede observar que en más de un país conviven tanto personas pertenecientes a la élite mundial en cuestión de ingresos como personas que forman parte de los más pobres del mundo. El caso sudafricano es paradigmático en ese sentido, los más pobres en dicha sociedad forman parte del 10% de la población mundial más pobre, mientras que el 10% de los individuos de mayores ingresos forma parte del 20% de personas con mayores ingresos en el mundo (Gráfico 2, panel A). El caso de Vietnam es similar, aunque la parte más alta de la distribución no forma parte del 10% o del 20% de personas con mayores ingresos en el mundo. En cambio, en el caso de Turquía y Tailandia, vale la pena observar que la población más pobre de dichas sociedades no forma parte de la más pobre del mundo, aun cuando la población de mayores ingresos sí forma parte de la población de mayores ingresos a nivel mundial.

Si se compara a México con otros países de América Latina, se observa que en otros países de la región se tiene un patrón muy similar. Es decir, los individuos de los deciles inferiores en las distribuciones nacionales (es decir, las personas de menores ingresos) forman parte de la población de menores ingresos en el mundo, mientras que los miembros del décimo decil (quienes son parte del 10% de mayor ingreso en dichos países) a su vez forman parte del 10% de mayores ingresos a nivel mundial (Brasil y Colombia siguen ese patrón). Sin embargo, hay otros países de la región como Argentina, Chile y Uruguay en donde la población de menores ingresos no forma parte de la población mundial de menores ingresos. Es decir, si bien México no es una rareza en el mundo en términos de distribución del ingreso, tampoco es el único caso que se observa.

Gráfico 2: Posición de los deciles nacionales en la distribución global de ingresos en 2008

Panel A: Países en desarrollo

Panel B: Países latinoamericanos

Graf2PanelA Graf2PanelB

Fuente: Elaboración propia con base en los datos de Lakner y Milanovic (2015).
Notas: Se grafica la posición de cada uno de los deciles de la distribución del ingreso en cada uno de los países señalados dentro de cada uno de los percentiles de la distribución global del ingreso. La descripción sobre cómo se construyó esta última se encuentra en el pie de página siete.

Si hay países con un nivel de desarrollo similar a México en donde la población de menores ingresos no forma parte de la población más pobre a nivel mundial, vale la pena preguntarse si la posición de las y los mexicanos en la distribución global del ingreso ha permanecido constante en el tiempo. En el gráfico 3 se compara la distribución de los deciles mexicanos en la distribución global de ingresos en 1988 y en 2008. En 1988 el 10% de los mexicanos más pobres tenía un ingreso superior al ingreso que tenían los miembros del 35% más pobre de la población mundial. De hecho, la mayor parte de la población tenía un ingreso que les colocaba entre el percentil 60 y el percentil 80 de la distribución global. Es decir, la mayor parte de la población se encontraba dentro del 40% de mayores ingresos en el mundo. Para 2008 el panorama era radicalmente diferente. El 10% de mayores ingresos pasó de formar parte del 20% de la población de mayores ingresos a nivel mundial a formar parte del 10% de personas de mayores ingresos a nivel mundial. En cambio, los individuos de los deciles 9 y 8 mejoraron poco su posición en la distribución global. Para el resto de la población, los 20 años entre 1988 y 2008 vieron ocurrir un deterioro de su posición en la distribución mundial. Es decir, mientras que 70% de la población se rezagó con respecto al mundo, el 10% de mayores ingresos no sólo no se rezagó, sino que mejoró sustancialmente su posición.

Gráfico 3: Posición de los deciles de la distribución de ingresos mexicana en la distribución de ingresos global en 1988 y 2008

Graf3

Fuente: Elaboración propia con base en los datos de Lakner y Milanovic (2015). Notas: Se grafica la posición de cada uno de los deciles de la distribución del ingreso en cada uno de los países señalados dentro de cada uno de los percentiles de la distribución global del ingreso. La descripción sobre cómo se construyó esta última se encuentra en el pie de página siete.

 

La pregunta crucial entonces sería: ¿Qué hizo que ocurriera este cambio en la posición de la mayoría de los mexicanos en la distribución global del ingreso? Por un lado, hay que tener en cuenta que el periodo de 1988 a 2008 fue también el periodo en el que el crecimiento económico acelerado en China e India implicó un incremento sustancial en los ingresos de las personas más pobres de dichos países, haciendo que éstas escalaran en la distribución del ingreso global, tal como muestran Lakner y Milanovic en su artículo. En este escenario, si el ingreso de los mexicanos ubicados en la parte baja de la distribución nacional y global hubiese crecido menos de lo que creció el ingreso de chinos e indios de menores ingresos, el resultado sería un desplazamiento hacia abajo en la distribución global de ingresos por parte de los mexicanos.

La gráfica 4 muestra que lo que ocurrió fue peor. Los ingresos de los mexicanos ubicados por debajo del séptimo decil no sólo se estancaron, sino que se contrajeron en términos absolutos de 1988 a 2008. En particular, el ingreso de un 40% de la población (la ubicada en los deciles 2 al 5) se contrajo de forma acumulada en un 25%. En el mismo periodo, el ingreso promedio del 10% de los mexicanos más ricos se incrementó 1.25 veces (esto es, 125%).

Gráfico 4: Crecimiento acumulado del ingreso medio de cada decil de la distribución de ingresos en México, 1988-2008

 

Graf4

(Dólares PPP de 2005) Fuente: Elaboración propia con base en los datos de Lakner y Milanovic (2015) Notas: La línea roja representa el crecimiento del ingreso promedio nacional en dólares PPP de 2005. Se grafica el cambio porcentual acumulado entre 1988 y 2008 en el ingreso medio real de cada uno de los deciles de la distribución del ingreso en México.

Mientras el ingreso de la mayoría de los mexicanos se contrajo substancialmente, el ingreso del 10% de mayores ingresos se incrementó de forma aún más substancial. Es necesario aclarar que esto no implica que en todos los años del periodo el ingreso de la parte baja de la distribución se contrajo. De hecho, lo que se observa es que la contracción de los ingresos de la parte media y baja de la distribución ocurrió durante las crisis de los ochenta y de 1994. Esto implica que el lento crecimiento económico observado en México desde los ochenta, unido a su concentración en la parte alta de la distribución, ha sido incapaz de resarcir los efectos negativos sobre los ingresos de los más pobres que tuvieron las crisis mexicanas de finales del siglo XX. Dado que en 2009 la economía mexicana atravesó por otra contracción, y que a partir de entonces el crecimiento económico no se ha acelerado ni ha adquirido un carácter más pro pobre (al menos eso insinúan los datos de pobreza), es posible pensar que hoy en día el escenario no ha cambiado demasiado.

Más que un crecimiento pro pobre, que ayude a mejorar las condiciones de vida de las personas de recursos más escasos, el lento crecimiento económico que observamos en México es un crecimiento pro-rico.8 En buena medida, que el crecimiento económico tenga estas características se debe a que, como mencionan Gonzalo Hernández Licona y Roberto Vélez Grajales, la desigualdad de ingresos que observamos en México en realidad es el resultado de una desigualdad de oportunidades y de activos (capital humano, cultural, social y físico). La concentración de la posesión de dichos activos hace que los rendimientos de éstos se concentren entre las personas que de por sí ya tenían mayores ingresos, acrecentando la desigualdad. Si el patrón de crecimiento está sesgado para hacer mayor uso de este tipo de activos que de los servicios que pueden ofrecer las personas de menos ingresos, entonces el crecimiento económico redundará en un incremento de los ingresos de la parte alta de la distribución y una sistemática exclusión de los menos favorecidos. Es decir, estamos atrapados en un ciclo en donde la desigualdad se perpetúa a sí misma.

Si bien ofrecer una explicación completa sobre cuáles son los factores que determinan la forma de la gráfica 4 escapa a los objetivos de este breve texto, no está de más decir que la política pública tiene la capacidad de transformar ese patrón de crecimiento. Para ello se requiere tomar medidas que garanticen el acceso de todos los mexicanos y mexicanas a educación de calidad, servicios de salud, de seguridad social, servicios de ahorro, acceso a mercados, servicios básicos, de tal forma que todos puedan participar en el mercado de forma más equitativa. Ello no sólo hará que el patrón de crecimiento mexicano sea más equitativo, sino que contribuiría a acelerar el ritmo del mismo.

Luis Ángel Monroy-Gómez-Franco es economista por la UNAM y estudia la maestría en Economía de El Colegio de México. Edita la sección de economía de Paradigmas.


1 Agradezco los comentarios de Branko Milanovic sobre la construcción de la distribución global del ingreso así como los comentarios de Emmanuel Chávez, Gerardo Esquivel, Paulina López, Jorge Morales, Jaime Ros y Roberto Vélez al texto. Cualquier error restante es responsabilidad del autor.

2 Datos para 2012 provenientes de la Socioeconomic Database for Latin American and the Caribbean, desarrollada por el Banco Mundial y por el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales de la Universidad Nacional de la Plata, Argentina.

3 Índice que mide la desigualdad en la distribución del ingreso. Mientras más cercano sea a 1, más desigual es la distribución del ingreso en el país.

4 Vale la pena decir que estas cifras posiblemente estén subestimando el fenómeno de la desigualdad en la distribución del ingreso. Ello se debe a que las fuentes primarias de las estimaciones son las encuestas de ingreso y/o gasto de los hogares, las cuales por diseño no capturan el ingreso de las personas más ricas en una sociedad. Aunado a ello, las encuestas subreportan los ingresos provenientes de los rendimientos del capital, los cuales están concentrados en la parte alta de la distribución.

5 La base de datos cuenta con información para los años base de 1988, 1993, 1998, 2003, 2008, si bien no se cuenta con información para todos los países para todos los años. Las variables de ingreso por decil de cada país se obtiene de las encuestas de ingreso o de consumo realizadas por los países y recopiladas por el Banco Mundial y otras fuentes. Para cada país se utiliza la misma fuente de información en todos los años con el fin de asegurar comparaciones consistentes en el tiempo. Las variables monetarias se encuentran expresadas en dólares de paridad de poder de compra (PPP) de 2005, lo que implica que están medidas en unidades monetarias con el mismo poder de compra. La base de datos se puede encontrar aquí.

6 Si a un conjunto de valores se le divide en 10 partes iguales, cada una de ellas es un decil. Si se le divide en 100 partes iguales, cada una de ellas es un percentil. Los deciles o percentiles se ordenan de los deciles con los menores valores a los deciles con mayores valores. En término de ingreso, esto implica que el primer decil corresponde al 10% más pobre de la sociedad, el segundo decil al segundo 10% más pobre y así sucesivamente.

7 La distribución global del ingreso se construyó ordenando de menor a mayor el ingreso medio de cada uno de los deciles de las distribuciones de ingreso nacionales disponibles en la base de datos de Lakner y Milanovic (2015) para las cuales se contaba con información en el año base de 2008 (que representaban 94.6% del PIB mundial) o en 1988 (cuando los datos disponibles representan 90.6% del PIB mundial) ponderando los datos de cada país por su población total. Los datos de China, Indonesia e India empleados corresponden a las encuestas urbanas y agrarias, considerando a cada una como un país diferente y usando el ponderador correspondiente. Este es el procedimiento empleado por Lakner y Milanovic (2015).

8 Este resultado es consistente con un artículo de próxima publicación realizado por el Dr. Raymundo Campos-Vázquez y quien esto escribe, sobre la capacidad del crecimiento económico de reducir la pobreza. Los resultados de dicho trabajo es que el crecimiento económico en México no ha sido un factor determinante en la reducción en el nivel de pobreza en el país, pero las contracciones económicas sí afectan de forma sustancial a la pobreza incrementándola (Campos-Vázquez, R. y Monroy-Gómez-Franco, L. 2016).

Referencias

Campos-Vázquez, Raymundo y Luis Monroy-Gómez-Franco (2016) “¿El crecimiento económico reduce la pobreza en México?” Revista de Economía Mexicana, vol. 1, no.1 en prensa.

Lakner, Christoph y Branko Milanovic (2015) “Global Income Distribution: From the Fall of the Berlin Wall to the Great Recession” The World Bank Economic Review, doi. 10.1093/wber/lhv039