Todo lo que es moda pasa de moda, el estilo jamás.

Coco Chanel

Cada determinado tiempo, un término económico cualquiera domina el debate académico, se desparrama por todas las portadas de revistas e inunda columnas de periódicos. Después de un cierto tiempo, no mucho, como por arte de magia, el mismísimo concepto desaparece ante los ojos del público atónito. Como en el mundo de la alta costura, la moda en la economía dicta tendencias que no duran más que un breve parpadear. Lo que fue un verdadero hit en el pasado cercano, hoy sólo sirve como pieza de colección en el “museo de grandes novedades”, como diría el poeta. Escombros pseudo-teóricos que se convierten rápidamente en una curiosidad vintage; o sea, son categorías algo simpáticas como adorno exótico, pero enormemente inútiles, al menos como arsenal de apoyo a una interpretación económica pretendidamente más rigurosa. Esas categorías etéreas, y su estéril poder explicativo, favorecen únicamente al “genio”, al visionario creador de la caprichosa novedad teórica de la semana y a su propia proyección profesional.

Leer más

Leer completo