A menos de una semana de la toma de protesta de Donald J. Trump como presidente de los Estados Unidos, el gobierno mexicano debió encarar la firma de una orden ejecutiva titulada “Mejoras en la Seguridad Fronteriza y en el Control Migratorio.” La medida pretende reforzar las bardas fronterizas ya existentes con un muro, ampliar los centros de detención fronterizos y redoblar los esfuerzos de deportación para reducir la migración ilegal proveniente de México. De igual manera, Trump anunció una segunda orden ejecutiva para iniciar el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Frente a un escenario tan adverso para los intereses de México, son numerosas las voces que señalan la importancia de buscar nuevos socios comerciales que reduzcan nuestra dependencia de la economía estadounidense. Al mismo tiempo hay quienes nos recuerdan la inevitabilidad de la (inter)dependencia con Estados Unidos.

Leer más

Leer completo