Esta semana ha comenzado en Ottawa la tercera ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en un entorno de relativa calma, después de las incendiarias declaraciones realizadas por el presidente Trump en las que amenazó con la retirada unilateral del tratado dado que era el “peor acuerdo comercial de la historia”. Pese a la alarma suscitada, el denostado show político liderado por la administración americana ha divergido diametralmente del tono y estilo cooperativo con el que han discurrido los dos primeros encuentros en Washington D.C y en México D.F. Este clima más proclive al entendimiento se debe en buena parte a la exquisita diplomacia y estrategia que ha liderado México, con el fin de encauzar el diálogo de forma fructífera para la puesta al día del tratado que se firmó hace 23 años y, que, obviamente, resulta obsoleto en numerosos aspectos comerciales y económicos.

Leer más

Leer completo