Es claro que hay diferencias en las oportunidades y condiciones de las que arrancan las personas que dependen del mero azar y no del individuo: el país en que nace una persona, la ciudad y el barrio en que crece, la familia a la que pertenece, así como sus condiciones de género, clase, etnia, raza, etc., serán determinantes de su vida futura. Dichas diferencias implican rendimientos diferenciados del esfuerzo o mérito de los individuos: un atleta velocista tendrá que esforzarse más para tratar de ganar la competencia si es que, a diferencia de los otros, no tiene el calzado adecuado o está lesionado. Es sencillo reconocer que dicha carrera sería injusta, pero no siempre es tan fácil o claro reconocer las injusticias que determinan una competencia desde su inicio, principalmente en la competencia de la sociedad meritocrática en la que vivimos.

Las diferencias en el fruto del esfuerzo de las personas no serían un problema si todos fuéramos conscientes de cómo el mérito está mediado fuertemente por condiciones externas al control individual. Un ejemplo claro de la falta de dicha consciencia son los videos publicados por la vlogger Mars Aguirre,1 de los cuales el más reciente ha llegado a tres millones de vistas en Facebook en menos de una semana. En este video describe muy bien a una familia en situación de pobreza extrema (carencias en la vivienda, en acceso a alimentos, etc.) para luego criticarla por no “salir a la calle a pedir empleo” y en lugar de eso “pedir limosna” en un reportaje en televisión. Para ella, la señora del caso que trata “debería ir a la cárcel” por tener hijos a pesar de su precaria situación. Termina su video sentenciando: “En lugar de apoyar económicamente la irresponsabilidad de las personas, debería ser ilegal tener hijos sino puedes demostrar una estabilidad económica”.

Estos videos representan el discurso de muchos, el cual podemos dividir y analizar en dos partes. En primer lugar, explican la pobreza como causada por falta de esfuerzo, de emprendimiento, de educación, así como por sus hábitos y cultura. Este discurso ignora los privilegios inherentes al azar, es decir, los factores estructurales y los privilegios heredados que determinan el ejercicio de la libertad. En consecuencia, la narrativa meritocrática adquiere legitimidad: El pobre es pobre por flojo, por poco educado, por elección; mientras que el rico lo es por inteligente, emprendedor, por su nivel educativo. Es decir, “el que quiere, puede”.

Una vez que se acepta la idea anterior, la narrativa en cuestión pasa a legitimar el siguiente punto que toca Mars Aguirre: Dado que los pobres son pobres porque quieren, no hay justificación alguna para que el gobierno (o cualquiera) le otorgue transferencias económicas o beneficios sociales. Dicho de otro modo: Si la pobreza es causada por factores individuales, son ilegítimas las acciones redistributivas que buscan reducirla.

Por lo tanto, un mecanismo fundamental para la reproducción de la desigualdad en una sociedad es la manera en que se legitiman o no las diferencias entre los individuos. El cuaderno de los Duarte repitiendo “Sí merezco abundancia” miles de veces es una muestra de la importancia de legitimar la posición que ocupas en la sociedad. Bajo dicha lógica, parece igual de importante legitimar la carencia de los grupos desaventajados, porque, como infiere la vlogger al final de su video más antiguo sobre el tema, si los pobres quisieran mejorar su situación, sólo bastaría que trabajen.

Las narrativas de la justicia distributiva

Pero la narrativa individualista y meritocrática de la justicia distributiva no es la única. En los trabajos que se han hecho en este campo, suelen distinguirse al menos tres narrativas importantes agrupadas en internas y externas: 1) La narrativa individualista, relacionada con la meritocracia y que claramente pertenece al grupo de las internas, mientras que en el grupo de las narrativas externas se encuentran 2) la estructural, que atribuye las desigualdades sociales a factores ajenos al individuo y relacionadas con la falta de acción del Estado, y 3) la fatalista, que percibe las diferencias como algo natural (o hasta de origen divino) sobre lo que no hay mucho que hacer.

Según datos de la Encuesta Nacional de Pobreza (ENP),2 una de cada tres personas en México tiene una narrativa individualista de la justicia distributiva, mientras que el 14% de la población va por la estructural, y 57% en lo respectivo a la narrativa fatalista. Dicho esto, cabe preguntarse: ¿Qué hace que la Mars Aguirre y el 33% de los mexicanos tengan una perspectiva individualista de la justicia distributiva, mientras que una de cada siete personas atribuye la pobreza y la riqueza a factores externos al individuo?

En un acercamiento básico al tema, pueden mencionarse al menos tres factores importantes asociados con las narrativas arriba mencionadas. Comencemos por el sesgo de clase: si bien no hay diferencias importantes al relacionar el estrato social con las narrativas analizadas, sí se encuentra asociación con la clase social subjetiva (entendida como la clase a la que los entrevistados creen pertenecer), según lo cual creer pertenecer a clase alta o media alta aumenta la probabilidad de presentar una narrativa individualista. Según la encuesta citada (ENP), el 43% de la población se percibe en una clase más alta que la que se puede observar en términos objetivos.

Otro factor relacionado es la percepción sobre la movilidad social, en donde creer que es fácil presentar movilidad social ascendente (es decir, mejorar las condiciones de vida en términos educativos, de ingreso o simplemente pasar a un estrato social más alto) se asocia también con las narrativas individualistas, ya que dicha fluidez con la que los individuos se pueden mover dentro de los estratos sociales supondría innecesaria la intervención del Estado con políticas redistributivas.

Por último, también se ha encontrado importante la percepción de la desigualdad: Según esta explicación, el percibir la desigualdad como alta se asocia en menor medida con las narrativas individualistas. Según datos de OXFAM México,3 que parten de una encuesta de percepciones realizada el año pasado, la desigualdad tiende a ser subestimada en el país. Procesos entrelazados con este factor son: la exposición a la desigualdad y la naturalización de la misma, donde ambas tienen que ver en gran medida con la segregación residencial y la homogeneidad o heterogeneidad territorial de las zonas de la ciudad en las que viven o frecuentan las personas.4

Des-legitimar la meritocracia y la desigualdad

La narrativa individualista y meritocrática peca, por decir lo menos, de ingenua y frágil a nivel empírico. Si el proceso de legitimación de la pobreza (y la desigualdad) está mediado por las narrativas de la justicia distributiva, y estas narrativas están guiadas en gran medida por diferentes percepciones (de la desigualdad en la sociedad, la clase social a la que se pertenece y la intensidad de la movilidad social), se vuelve fundamental reducir al máximo los posibles sesgos cognitivos en dichas percepciones y señalar claramente dónde se equivoca la narrativa meritocrática.

En este sentido, vale la pena cerrar mencionando tres datos que derrumban la idea de la meritocracia, de manera tal que los lectores cercanos a una narrativa individualista tengan más información para reflexionar sobre los rendimientos desiguales del esfuerzo:

• Entre el 50 y el 60% de las diferencias en ingresos de los individuos a nivel global se explican por el país en que se nace, mientras que otro 20% se debe al nivel de ingreso de los padres. Así, al menos el 70% de los ingresos se explican por el azaroso evento del lugar y familia en la que se nace.5 De hecho, un tercio de la riqueza de los multimillonarios a nivel global pertenece a herederos.6

• En México, sólo el 9% de las personas más pobres (nacidas en el quintil o 20% más pobre) llegarán a estar entre los más ricos (en el quintil más rico), mientras que el 35% permanecerán en la misma posición de la escala social. Dicha inmovilidad social se agrava para grupos como las mujeres y las personas con piel oscura.7

• También en el país, la probabilidad de asistir a la UNAM es del doble para los nacidos en una familia de estrato socioeconómico alto versus los pertenecientes al estrato muy bajo, mientras que la probabilidad de asistir a una universidad privada se triplica para los de los estratos altos.8

La narrativa de Mars Aguirre, y en general la narrativa individualista: 1) Invisibiliza los privilegios y 2) legitima y reproduce la desigualdad al mantener un ánimo en la sociedad para no exigir el cumplimiento de derechos/apoyar las políticas redistributivas y para creer que los resultados en la vida y las  condiciones materiales de los individuos se encuentran adscritas a y causadas por la esfera privada, es decir, despolitizan la pobreza y la desigualdad.

La única manera de "des-legitimar" el discurso meritocrático y así justificar la acción de la sociedad en contra de la desigualdad y la pobreza, es a partir del reconocimiento del privilegio que tienen algunos, y por lo tanto la desventaja que tienen los otros. Mientras no se reconozcan los privilegios (en términos societales, no sólo personales), seguiremos atribuyendo la desigualdad de resultados al mero esfuerzo de las personas, no exigiremos con la suficiente fuerza las políticas necesarias para que cambie esta terrible situación de injusticia social, y seguiremos haciendo videos donde se proponga la brillante idea de “acabar con la pobreza en todo el mundo” prohibiéndole el derecho a tener hijos a las personas en situación de pobreza, porque, claro, ellos no merecen abundancia.

Máximo Ernesto Jaramillo Molina es candidato a doctor en Ciencia Social por El Colegio de México y economista por la Universidad de Guadalajara.


1 Los videos están disponibles aquí y aquí.

2 Más información de la Encuesta Nacional de Pobreza disponible aquí.

3 El informe “México Justo: Políticas públicas para combatir la desigualad” puede ser consultado aquí.

4 Para un análisis interesante de la sociabilidad y su relación con la segregación en la Ciudad de México, ver el libro “Juventudes fragmentadas: Socialización, clase y cultura en la construcción de la desigualdad”, de Gonzalo Saraví (2015).

5 Ver entrevista a Branko Milanovic en 2014, aquí.

6 Informe “Reward work, not wealth” de Oxfam, disponible aquí.

7  Aquí hay más detalles sobre los resultados de la EMOVI 2015.

8 Ver capítulo 3 del libro “Caminos desiguales: Trayectorias educativas y laborales de los jóvenes en la ciudad de México”, disponible aquí.



PUBLICIDAD