México es un país plagado de ironía. Las contradicciones inverosímiles que nutren nuestra cotidiana mexicanidad alcanzan dimensiones épicas. Prevalece, por desgracia, la ironía trágica, recurso favorito de grandes literatos que condenan a sus personajes a una vida a manos del sinsentido. Dentro de nuestra larga progresión de farsas y sainetes tenemos, por ejemplo, el lastimoso escarnio al que se reduce la insignia de la actual administración federal, “Mover a México”, frente a los datos de movilidad social en el país.

Ilustración: Fabricio Vanden Broeck

De acuerdo con las recientes publicaciones sobre desigualdad y movilidad social publicadas por El Colegio de México (Colmex) y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY)1 México no se mueve. No se mueve ni lo suficiente para sacar a más de cincuenta millones de personas de su situación de pobreza ni lo necesario para transitar el país hacia un crecimiento sostenible e igualitario.

El informe “Desigualdades en México 2018” publicado por la Red de Estudios de desigualdades del Colmex, comenta la existencia de investigaciones que han documentado la estrecha relación entre la baja movilidad social del país y los altos niveles de desigualdad.

De acuerdo con el informe presentado por el CEEY, “El México del 2018”, la baja tasa de movilidad social ascendente en México nos posiciona entre los últimos lugares del mundo: siete de cada 10 mexicanos que nacen dentro de un hogar en situación de pobreza, permanecen en esta condición a lo largo de sus vidas. En el otro extremo, sólo dos de esos diez mexicanos logran escalar a los primeros deciles de la distribución. 

Estos resultados retratan un México que no avanza, donde la riqueza y pobreza de los padres es destino manifiesto para sus hijos. La persistencia en los extremos de la escala social plantea retos particularmente complejos para el desarrollo incluyente de los mexicanos y sitúa a la desigualdad en el centro del análisis.

El nivel de desigualdad en México alcanza cifras impresentables: Oxfam, organización que ha abordado este tema con detenimiento, indica que el país se encuentra entre el 25 por ciento de las naciones con mayores niveles de desigualdad en el mundo. En su informe sobre desigualdad de 2015, se hace referencia a estudios que han encontrado niveles absurdos de concentración de la riqueza en manos de unos pocos: el 1% más rico del país acumula cerca del 24% del ingreso nacional, y el 10% concentra alrededor del 65% de la riqueza total.

La baja tasa de movilidad social ascendente en México y la profunda desigualdad que caracteriza a la sociedad mexicana, encuentran sus raíces en factores sociales e institucionales que inhiben el acceso equitativo a oportunidades, el ejercicio efectivo de los derechos sociales y una vida libre de limitaciones por condición de vulnerabilidad, particularmente para las mujeres indígenas, que habitan la zona sur del país.

El informe de Desigualdades del Colmex estructura su análisis a partir de cinco dimensiones que define como “legados de la desigualdad”: ingreso, educación y trabajo, y “nuevos desafíos” en los que se incluye el impacto de riesgos ambientales y migración; así como un estudio transversal de estas variables con base en el análisis de género y territorio.

El análisis de los enfoques transversales en materia de desigualdad indica que las mujeres presentan una mayor propensión a descender en la escala socioeconómica, si parten de una posición privilegiada, o de mantenerse en condiciones de pobreza en su vida adulta. Algunos indicios de las causas de esta condición se encuentran en la persistencia de la desigualdad por género en el ámbito laboral.

Si bien la brecha salarial entre hombres y mujeres ha disminuido en los últimos años, subsiste una diferencia de alrededor del 14 por ciento entre ambos sexos. Conjuntamente, una quinta parte de las mujeres con estudios universitarios no se encuentra empleada en un trabajo remunerado, situación que prácticamente no se presenta para los hombres. Este hallazgo sugiere que factores como los roles tradicionales de género al interior del hogar, condicionan la incorporación de las mujeres al mercado laboral. Estos resultados postulan desafíos para la política social, particularmente relacionados con el empoderamiento económico, cobertura de seguridad social y remuneración por trabajo de las mujeres.

En cuanto al análisis de la desigualdad en el contexto territorial, el estudio del CEEY señala que los estados de la región sur presentan el menor crecimiento económico y el mayor nivel de desigualdad, respecto a la región centro y norte del país. La región sur posee los niveles salariales mas bajos, con pocas expectativas de convergencia con las zonas de mayor desarrollo, y concentra un mayor grado de vulnerabilidad asociada al cambio climático, con efectos negativos en el desarrollo productivo y calidad de vida de su población.

Los resultados de ambos informes, unidos por la complejidad de interacciones entre movilidad social  y desigualdad, enfatizan la relevancia de las condiciones de origen (socioeconómico, de género y territorio) para el desarrollo futuro de la población. El logro en variables como nivel de ingreso, escolaridad y salud, entre otras, se encuentra determinado desde el nacimiento para la población de mayor rezago y vulnerabilidad.

La igualdad, en su esencia más pura, implica que, independiente del género, etnicidad, lugar de origen, ingreso o educación de los padres, es posible alcanzar los niveles socioeconómicos más altos, con base en el esfuerzo propio. En México, sin embargo, la meritocracia es una fantasía cuando los datos persistentemente demuestran que, en este país, el origen es destino.

Desde el ámbito de la política pública es posible transformar elementos fundamentales de la política social para eliminar o mitigar los obstáculos al desarrollo incluyente de los mexicanos, esencialmente, aquellos que contribuyen a potenciar la desigualdad. El informe del CEEY impulsa una visión de universalidad de derechos en salud, educación, seguridad social e inclusión financiera como motor para la transformación social. El informe de Desigualdades, por su parte, propone el desarrollo de políticas públicas orientadas a la atención diferenciada de las necesidades de la población, la reducción de brechas sociales y al entendimiento y atención de los nuevos desafíos que representa la migración y el cambio climático.

Otros factores relevantes para la disminución de la desigualdad, citados en estudios sobre el tema en el contexto internacional y desde una perspectiva histórica, incluyen, entre otros, el cambio tecnológico y el régimen político. El primero tiende a reducir las brechas de remuneración entre trabajo calificado y no calificado, y el segundo se orienta al establecimiento de límites a la concentración del ingreso, la recuperación del salario mínimo, la progresividad de los impuestos y el financiamiento de programas sociales de cobertura universal.

La universalidad de los derechos sociales y la definición de políticas rectoras para la inclusión social y desarrollo de grupos en situación de vulnerabilidad, juegan sin duda un papel central en el combate a las desigualdades, así como la construcción de políticas intersectoriales para atacar uniformemente las diversas raíces de la desigualdad. La clave se encuentra en el posicionamiento de estas reflexiones en la agenda pública y ciudadana para la transformación profunda de la orientación de las prioridades de gobierno.

La ironía radica en la pobre articulación de estos elementos en las propuestas políticas de los candidatos de la actual campaña electoral. El informe de Desigualdades, partiendo de un análisis puntual de las plataformas polìticas de los partidos individuales y coaliciones, identifica que el concepto de desigualdad se establece como un problema central en el diagnóstico social que realizan los tres principales contendientes a la presidencia de México.  Sin embargo, existe un vacío de propuestas concretas para la implementación de estrategias encaminadas al abatimiento de la desigualdad. Por el contrario, las plataformas políticas postulan ideas poco articuladas o sin una clara factibilidad para su puesta en marcha.

Tomando como referencia los dos informes comentados a lo largo de este texto, México cuenta con un diagnóstico puntual sobre la magnitud y relevancia de la desigualdad y la movilidad social para el desarrollo sostenible e incluyente de los mexicanos. Ante la claridad de la problemática social, resulta indispensable trascender la farsa que representa la polìtica en el país. No hay lugar para la ironía cuando el tema versa sobre la vida digna de los mexicanos. Es necesario transitar del discurso vacío, invadido de lugares comunes y marketing vulgar, hacia propuestas concretas, creíbles y probadas, que garanticen que ningún niño o niña en este país llevará la pobreza como designio en su certificado de nacimiento.

 

Silvia Elena Meza es economista por El Colegio de México y la Universidad de Sonora.


1 El Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) en su libro “El México del 2018” (https://ceey.org.mx/) y El Colegio de México con el informe “Desigualdades en México 2018” (http://desigualdades.colmex.mx)



PUBLICIDAD