La historia es frecuentemente conceptualizada como la fuente inagotable de lecciones para comprender el presente y decidir el futuro. No obstante, en su libro Sapiens: de animales a dioses, el historiador israelí Yuval Noah Harari considera que los historiadores estudian el pasado no necesariamente para aprender del mismo sino para liberar la mente del condicionamiento que los eventos, ideologías y procesos pasados imponen sobre nuestro futuro.1 En ese mismo sentido, el historiador financiero francés Marc Flandreau advierte que “escribir historia no debe centrarse en la conmemoración porque la conmemoración alimenta el olvido.”2 Sin embargo, los acontecimientos del movimiento estudiantil del 68 han sido conmemorados a lo largo de los últimos 50 años al unísono clamor de un “No se olvida.” Pero nunca hay que soslayar los posibles peligros del abuso de la historia nostálgica.

Frecuentemente, lo que no es muy claro en el uso nostálgico de la historia es aquello sujeto a la conmemoración. Empero, la extensa bibliografía disponible ofrece algunas pistas. Durante la producción bibliográfica temprana existió un énfasis en la documentación periodística de los acontecimientos del movimiento estudiantil en el 68 y su relevancia para la democratización del país y otros movimientos sociales con la finalidad de contrarrestar la versión oficial.3 Posteriormente, aún bajo la influencia de la crónica periodística, las declaraciones y los testimonios de los protagonistas, el énfasis narrativo comenzó a incorporar la seguridad nacional como eje temático.4 Gran parte de nuestra comprensión de los eventos está fundamentado en esta temprana literatura.

Con el fin de la Guerra Fría se inició un nuevo proceso de conmemoración. Este proceso se concentró en destacar la importancia de los acontecimientos para los partidarios de la izquierda.5 Tras la desclasificación de algunos archivos oficiales, la documentación de la participación de los diferentes aparatos policiacos y de seguridad facilitó la reconstrucción de lo ocurrido a las víctimas.6 La mejor síntesis de las narrativas al respecto se encuentra en el Informe histórico de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP) publicado en 2008.

Ilustración: Patricio Betteo

Conmemorar el 68

La bibliografía sintetizada en el Informe histórico busca esclarecer los acontecimientos y fincar responsabilidades penales a los perpetradores de las violaciones de derechos humanos durante el período de la denominada guerra sucia en México. Frente a monumental tarea, no es de sorprender que en lo que concierne al movimiento estudiantil del 68, el ejercicio historiográfico se haya abocado a examinar de manera minuciosa los archivos de la Dirección Federal de Seguridad y otros aparatos policiacos. De esta manera se tiene perfectamente dimensionada la escala de la violencia perpetrada por la fuerza pública, así como las estrategias usadas para contener el auge de los movimientos sociales que buscaban alzar sus voces contra el gobierno mexicano.

En el centro de estas demandas, el Informe coloca un cambio de paradigma resultante del alineamiento ideológico y estratégico del gobierno mexicano con Estados Unidos en su lucha contra el comunismo. Sin embargo, en una inspección más detallada la tesis del alineamiento ideológico se resquebraja cuando el Informe enfatiza el abandono del proyecto de autosuficiencia nacionalista como el origen de la huelga del IPN en 1942 frente a una pretendida reducción de importancia de la enseñanza técnica.7  Dichas contradicciones son subsanadas al trazar una relación causal-lineal entre las exigencias de 1942 y las reiteradas por parte de la Escuela Nacional de Maestros en 1949, la Federación de estudiantes y campesinos socialistas de México (FECSM) en 1950, y las Escuelas Prácticas de Agricultura en 1956 a nivel nacional. Asimismo, dinámicas locales son fácilmente insertadas en esta gran narrativa para explicar la resistencia a las reformas educativas en Guerrero en 1960; Michoacán en 1961; Sonora en 1967; y en Tabasco en 1968.

Con el artificio narrativo de un bloque estudiantil, el Informe crea un bloque antagonista de la reacción gubernamental autoritaria. Por un lado, se esgrime que el gobierno procura el control progresivo de grupos estudiantiles como la Federación nacional de estudiantes técnicos (FNET) así como de asociaciones estudiantiles en la UNAM, mudada en 1954 a la ciudad universitaria. Estos métodos policiales darían paso al uso de infiltrados dentro de las porras de fútbol americano, organizaciones independientes, así como de grupos de choque, fuerza pública, paramilitares y el ejército evidenciando la cara más represora del gobierno mexicano.8 Estas dinámicas a su vez son enmarcadas por una tensión existente entre la educación urbano-liberal provista por la UNAM y la técnica-rural representada por las creaciones cardenistas como el IPN y las escuelas normales rurales. Así, el estallido del movimiento del 68 es considerado como producto de un enfrentamiento entre un sistema político inherentemente autoritario contra una oleada fresca de democratización.

Recontextualizando el 68: una perspectiva desde Londres y Berna

Sin desestimar la represión y los testimonios de las víctimas a lo largo de estos 50 años, los despachos diplomáticos desde la Ciudad de México durante esos años nos proveen de una capa adicional de contexto. En ese sentido, los reportes provistos por las representaciones británica y suiza proveen pistas interesantes que no han sido adecuadamente consideradas en las narrativas existentes. Lo que ellas revelan es un sistema político mucho más dinámico de lo que normalmente es admitido buscando resolver algunos de los problemas resultantes de la estrategia desarrollista del gobierno durante la primera mitad del siglo XX. Entre las múltiples interrogantes que los despachos arrojan, destaco tres puntos.

El primero punto se enfoca en las preocupaciones del gobierno mexicano en torno a su capacidad de materializar las aspiraciones de bienestar del país. En un reporte confidencial dirigido al jefe de la Foreign Office, el embajador británico Peter Hope caracterizaba a México como un país dividido en dos: “una parte urbana, moderna, rápidamente industrializada con una economía pujante (con un crecimiento de 6%); y la otra mitad del país con una población rural… en apatía primitiva y pobreza.”9 De igual manera, un memorando investigativo del Departamento de Estado estadounidense en manos de la embajada británica en México destacaba la miseria del sector agrícola mexicano respecto a su pujante sector industrial.10 Para la legación, esta tensión explicaba el llamado hecho en octubre de 1967 por el presidente Díaz Ordaz ante el Congreso estadounidense para facilitar la exportación de productos mexicanos a Estados Unidos.11 En el marco de dicha visita, Díaz Ordaz también llamaba a acelerar el proceso de integración económica en América Latina con la finalidad de avanzar el desarrollo económico y social de la región.12 Desde la perspectiva de la embajada británica en Washington, D.C., México buscaba obtener nuevos mercados para sus manufacturas mientras que los estadounidenses resistían dichos esfuerzos optando por promover la adopción mexicana del mecanismo multilateral del GATT en su lugar.13 Frente a estas dificultades, el Banco de México y el Banco de Londres y México comenzaron a experimentar con el otorgamiento de créditos a ejidatarios en Puebla.14 Por su parte, la banca suiza realizó un préstamo a la Nacional Financiera por 50 millones de dólares los cuales serían provistos de una garantía del gobierno suizo.15 Esto ayuda a contextualizar la pugna existente entre la educación urbana y la educación rural que se puso de manifiesto en los enfrentamientos entre la UNAM y el IPN.

Las representaciones extranjeras no eran del todo insensibles a la situación política interna del país. En general se coincidía con la caracterización de milagrosa que el politólogo de Harvard Samuel P. Huntington hacía sobre la estabilidad política en México y su peculiar sistema unipartidista.16 Sin embargo, el aparente éxito del régimen parecía frágil en el contexto del 50 aniversario de la Constitución de 1917. Así, en enero de 1967, el analista de la embajada británica Thomas Barker vislumbraba dificultades para Díaz Ordaz tras pronunciamientos contra el sector privado hechos por Lázaro Cárdenas.17 Asimismo, las críticas alineadas a las demandas del sector rural de Carlos A. Madrazo Becerra, ex dirigente del PRI, constituían otra fuente de inestabilidad para el régimen.18 En medio de los movimientos estudiantiles en 1968, la legación suiza afirmaba que el pliego petitorio del movimiento reflejaba toda una serie de influencias como la de políticos y profesores insatisfechos.19 En contraste, estas complejidades de la coyuntura del país le eran completamente ajenas a la prensa internacional presente en México durante el movimiento estudiantil y la legación británica era particularmente crítica del trabajo del corresponsal deportivo de The Guardian, John Rodda,20 mientras Jo Grimmond, parlamentario liberal británico y colaborador de The Guardian, auguraba vientos libertarios provenientes desde México en conjunto con el movimiento hippie y las universidades de Harvard y Glasgow.21

Igualmente, los archivos diplomáticos suizos y británicos hacen énfasis en los elementos externos. Por su parte, los británicos enfatizan las operaciones de movimientos maoístas.22 No obstante, su importancia es reducida a una maniobra política del gobierno. Durante los eventos del 68, los británicos son susceptibles a la versión oficial de la subversión comunista que la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana les hacía llegar a través de notas informativas.23 Por su parte, la legación suiza de manera independiente identifica ciudadanos estadounidenses que se encontraban en las manifestaciones de París en mayo.24 Sin embargo, la evidencia documental no es del todo asertiva como para respaldar la hipótesis oficial de interferencia internacional.25 Habrá que realizar una búsqueda más profunda en los archivos disponibles.

Conclusión

Algunos de los temas anteriores han sido tratados en mayor detalle tras la publicación del Informe histórico. Esta nueva ola bibliográfica se encuentra profundamente anclada en investigaciones archivísticas amplias que trascienden la documentación disponible de los cuerpos policiales, militares o de inteligencia. En Rebel Mexico (2013), el historiador Jaime M. Pensado nos ofrece una contextualización profunda de los movimientos estudiantiles incorporando documentación diplomática mexicana y estadounidense, de universidades mexicanas, partidos políticos, movimientos sociales y fondos privados.26 Por su parte, en Mexico beyond 1968 (2018), Pensado y Enrique C. Ochoa insertan los movimientos radicales de los 60 y los 70 en una perspectiva global y de Guerra Fría que nos invita a redimensionar el mito del 68 en una trayectoria más amplia.27 La idea es acabar con el excepcionalismo con el cual el sistema político mexicano ha sido caracterizado en comparación a sus análogos latinoamericanos.

Por mi parte, esta pequeña examinación archivística en Londres y Suiza muestra que no basta con contextualizar los movimientos estudiantiles en un marco sociocultural de radicalismo global inserto en dinámicas de la Guerra Fría. Es importante articular ese contexto global con la trayectoria histórica institucional de México. Dicho análisis institucional debe ir más allá de la categorización del sistema político en un continuo bidimensional democracia-autoritarismo. Al contrario, se requiere examinar los cambios profundos de la época en sus ramificaciones políticas, económicas, sociales y culturales, así como desde una perspectiva de sistemas complejos que entrelace cada una de estas ramificaciones. A 50 años del 2 de octubre debemos transitar más allá de la conmemoración hacia el análisis.

 

Samuel Segura Cobos
Internacionalista. Doctorante y asistente de investigación en el Centro de Finanzas y Desarrollo del Institut de Hautes Études Internationales et du Développement en Ginebra, Suiza.


1 Harari, Y. N., Sapiens: Una breve historia de la humanidad, Ciudad de México: Penguin Random House, 2015, p. 45.

2 Flandreau, M., Anthropologists in the Stock Exchange: A Financial History of Victorian Science, Chicago: University of Chicago Press, 2016, p. xii.

3 González Casanova, P., La democracia en México, Ciudad de México: Era, 1965; Santos Valdés, J., Madera: Razón de un Martirologio, Ciudad de México: Laura, 1968; Blanco Moheno, R., Tlatelolco: Historia de una Infamia,  Ciudad de México: Editorial Diana, 1969; Balam Pereira, G., Tlatelolco: Reflexiones de un Testigo, Ciudad de México: Talleres Lenasas, 1969; Ramírez, R., El movimiento estudiantil de México (Julio-Diciembre de 1968), Ciudad de México: Era, 1969, Urrutia Castro, M., Trampa en Tlatelolco: Síntesis de una felonía contra México, Ciudad de México: s.p.i, 1969; Sánchez Cárdenas, C., Disolución social y seguridad nacional, Ciudad de México: Editorial Linterna, 1970; Monsiváis, C., Días de Guardar, Ciudad de México: Era,1970, Poniatowska, E., La noche de Tlatelolco: testimonios de historial oral, Ciudad de México: Era, 1971; González de Alba, L., Los días y los años, Ciudad de México: Era, 1971; García Cantú, G., Universidad y antiuniversidad, Ciudad de México: Ed. J. Moritz, 1973; López, J., 10 años de guerrillas en México: 1964-1974, Ciudad de México: Ed. Posada, 1974; Zermeño García Granados, S., México, una democracia utópica: el movimiento estudiantil del 68, Ciudad de México: Ed. Siglo XXI, 1978; Ravelo Leucona, R., “La revolución guerrerense,” en Jiménez García, I., Historia General de Guerrero, Ciudad de México: JGH Editores, 1978; Ortega, R. D., “1968: El ambiente y los hechos. Una Cronología”, Nexos, 1 septiembre 1978.

4 Poniatowska, E., Fuerte es el Silencio, Ciudad de México: Era, 1981; De la Garza Toledo, E., Ejea Mendoza, T. & Macías Zuluoga, L. F., El otro movimiento estudiantil, Ciudad de México: Extemporáneos, 1986; Peña, Lecumberri-68: Huelga de Hambre por la Libertad, Ciudad de México: Janis, 1988; Gómez Nashiki, A., “1948-1968: Veinte años de represión”, Nexos, 1 enero 1988.

5 Cano Andaluz, A., 1968: Antología Periodística, Ciudad de México, UNAM, 1993; Castañeda, Jorge G., La Utopía Desarmada: Intrigas, Dilemas y Promesa de la Izquierda en América Latina, Buenos Aires: Ariel, 1993; Carr, B., La Izquierda Mexicana a través del Siglo XX, Ciudad de México: Era, 1996.

6 Aguayo Quezada, S., 1968: Los Archivos de la Violencia, Ciudad de México: Editorial Grijalbo, 1998; Álvarez Garín, R., La Estela de Tlatelolco: Una Reconstrucción Histórica del Movimiento Estudiantil del 68, Ciudad de México: Editorial Grijalbo, 1998; Bellinghausen, H., Coord., Pensar el 68, Ciudad de México: Cal y Arena, 1998; Scherer García, J., y Monsivaís, C., Parte de Guerra, Tlatelolco 1968: Documentos del General Marcelino García Barragán, Ciudad de México: Nuevo Siglo, Aguilar, 1999; Montemayor 1999, Aguayo Quezada, S., La Charola: Una Historia de los Servicios de Inteligencia de México, Ciudad de México: Editorial Grijalbo, 2001; Montemayor, C., Rehacer la Historia: Análisis de los Nuevos Documentos del 2 de Octubre de 1968 en Tlatelolco, Ciudad de México: Ed. Planeta, 2000; Montemayor, C., Las Armas del Alba: Una Novela, Ciudad de México: Joaquin Mortiz, 2003; Scherer García, J. y Monsivaís, C., Los Patriotas: De Tlatelolco a la Guerra Sucia, Ciudad de México: Nuevo Siglo, Aguilar, 2004.

7 FEMOSSP, Informe Histórico a la Sociedad Mexicana, 2006, p. 44.

8 FEMOSSP, Informe Histórico a la Sociedad Mexicana, 2006, p. 62.

9 National Archives, FO 7/639, The Mexican Scene, 4 June 1968, p. 1-2.

10 National Archives, FO 7/639, The Mexican Peasant Fifty Years After the Revolution, 12 June 1968, p. i-12.

11 National Archives, FO 7/649, Congressional Record, Proceedings and debates of the 90th Congress, First Session, 27 October 1967.

12 Por su parte, los suizos entendían las limitantes que México enfrentaba si se limitaba únicamente al experimento de la integración comercial latinoamericana y el sentido de urgencia que el sector industrial mexicano enfrentaba para su producción.  Ver Diplomatische Dokumente der Schweiz 1848-1975, Mexiko und die ALALC, 29 December 1967; National Archives, FO 7/649, Speech by the President of Mexico to the OAS Council, 26 October 1967.

13 Acuerdo general sobre aranceles aduaneros y comercio por sus siglas en inglés. Es el régimen de comercio internacional que antecedió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) fundada en 1994. National Archives, FO 7/649, Confidential Letter R. E. L. Johnstone to Sir Nicholas Cheetham, 1 February 1967.

14 National Archives, FO 7/639, “The Mexican Scene: The Small Peasant Farmers Take the Credit Plunge,” Financial Times, 14 March 1968.

15 De los 50 millones contemplados, 30 millones serían utilizados para un proyecto de electrificación en conjunto con el Banco Mundial, Ver Diplomatische Dokumente der Schweiz 1848-1975, 1024. Mexico, Gewährung eines Rahmenkredits von Fr. 50 Mio mit Bundesgarantie, 12 June 1967.

16 En su libro, Huntington reconocía la estabilidad que el PRI había consolidado en México a través de su establecimiento como partido político en contraste al resto de América Latina. See Huntington, S. P., Political Order in Changing Societies, New Haven: Yale University Press, 1968, p. 85; National Archives, FCO 7/637, Note President Diaz Ordaz: The First Three Years by Sir Nicholas Cheetham to Mr Brown, 18 December 1967, pp. 1-4, par. 6. 

17 National Archives, FCO 7/649, Confidential Letter Thomas C. Barker to G. W. Harding, 16 January 1967; Para marzo de 1969, la reacción de Lázaro Cárdenas nuevamente causaba revuelo al haber intentado moderar las posiciones más radicales al interior del PRI a través de una serie de declaraciones hechas hacia Julio Scherer, editor en jefe del Excelsior. Ver National Archives, FCO 7/1255, Note on the Internal Political Situation by C. P. Hope to C. E. Diggines, 7 March 1969.

18 Aún a inicios de 1968, el papel de Carlos Madrazo tras su renuncia seguía preocupando a la legación británica. Ver National Archives, FCO 7/638, Note on Carlos Madrazo to C. E. Diggines by N. J. A. Cheetham, 12 January 1968; Además de Madrazo Becerra, se identifica a Humberto Romero, secretario del expresidente López Mateos; Braulio Maldonado, exgobernador de Baja California; y Victor Urquidi, Director del Colegio de México, ver National Archives, FCO 7/633, Note on Student Disturbances by G. W. Harding to D. J. Swan, American Department at the Foreign Office, 9 October 1968, pp. 1-2, par. 4. Para los británicos, el financiamiento de la publicidad del comité de huelga era particularmente sospechoso ya que estaba estimado en alrededor de £140 mil libras esterlinas de 2017. Ver National Archives, FCO 7/633, Note on Student Disturbances by G. W. Harding to D. J. Swan, American Department at the Foreign Office, 20 September 1968, pp. 1-3, par. 6.

19 Diplomatische Dokumente der Schweiz 1848-1975, Politischer Bericht No 3. Les étudiants mexicains «contestent» à leur tour, 25 September 1968.

20 Resulta interesante que por su parte, el Informe histórico le da un gran peso a los reportes periodísticos de John Rodda.  National Archives, FCO 7/1256, Confidential Letter J. Field to G. W. Harding, 25 November 1968; Sobre la credibilidad aducidad a  Rodda ver Informe histórico, p. 142.

21 National Archives, FCO 7/639, “Stop Europe, I want to get off,” The Guardian, 23 January 1968.

22 National Archives, FCO 7/633, Confidential Telegram by Mr Hope to Foreign Office, 25 September 1968, pp. 1-2, par. 8.

23 National Archives, FCO 7/633, Confidential Telegram by Mr Hope to Foreign Office, 3 October 1968. En este caso, la Secretaria de Relaciones Exteriores informaba a la legación británica que los líderes estudiantiles estaban armados en el mitín de la plaza de Tlatelolco y que al estallar la luz de bengala, estos habían comenzado a disparar contra los policías que pretendían arrestar al liderazgo estudiantil armado; Sin embargo, la cuestión de la influencia comunista sobre los estudiantes y la posibilidad de una posible represión ya había sido estudiada cuidadosamente por la CIA desde abril de 1967. La embajada británica había sido partícipe de esa información por parte de la CIA. Ver National Archives, FCO 7/632, Secret Telegram by P. G. A. Westlake to F. B. Richards, 8 May 1967.

24 Diplomatische Dokumente der Schweiz 1848-1975, Politischer Bericht No 3. Les étudiants mexicains «contestent» à leur tour, 25 September 1968.

25 De hecho una nota interna del servicio exterior británico del 10 de septiembre de 1968 destaca que no existe evidencia de dicha interferencia internacional. Ver National Archives, FCO 7/633, Miss R. Allot, 10 September 1968.

26 Pensado, J. M., Rebel Mexico: Student Unrest and Authoritarian Political Culture During the Long Sixties, Stanford, CA: Stanford University Press, 2013.

27 Pensado, J. M. & Ochoa, E. C., Eds., Mexico beyond 1968: Revolutionaries, Radicals and Repression During the Global Sixties and Subversive Seventies, Tuczon, AZ: University of Arizona Press, 2018.



PUBLICIDAD