Para los demás, “los ricos” generan misterio y fascinación, son el objeto de resentimiento y admiración. ¿Pero cómo se ven ellos mismos? ¿Qué significa ser rico en un país de extrema desigualdad como lo es México? ¿Donde el 1% más rico tiene 17.3% del ingreso total—equivalente a lo que pertenece al 60% más pobre en conjunto (17.2%) —y en promedio su ingreso corresponde a 253 veces el de una persona en el 10% más pobre? ¿Donde un ingreso medio 13,240 pesos mensuales se compara con medio millón de pesos mensuales para alguien en el 0.1% más rico? Poco se sabe sobre lo que sienten los ricos acerca de la riqueza, la pobreza y su posición de privilegio ante tal desigualdad. Más allá de la curiosidad científica, resulta interesante explorar estas preguntas porque las élites, por su ingreso, estatus y posición, tienen un poder desproporcionado en la formulación e implementación de políticas públicas. Por lo tanto, sus percepciones sobre estos temas tienen un impacto importante, directo e indirecto, en el nivel de desigualdad en el país.

¿Un rico se considera rico? ¿Dónde se ubicaría en la escala de ingresos del país? Estudios sobre percepciones de desigualdad han establecido lo poco acertado que suelen ser las estimaciones de la gente a cualquier nivel de ingreso acerca de su autoubicación en la distribución de ingresos. Por ejemplo, 89% de los estadunidenses se autoclasifican como clase media (7% como clase baja y solamente 2% como clase alta); en Argentina, Indonesia e Inglaterra personas encuestadas se ubicaron consistentemente más cerca del promedio de lo que implicaría su nivel de ingreso.1 Esa tendencia es más marcada hacia los extremos de la distribución: en Uzbekistán, dos tercios entre el 10% más rico se consideraba en, o debajo del, ingreso medio, y sólo el 3% de ellos se ubicaron a sí mismos entre el 20% más rico.

Mi estudio de las élites mexicanas2 confirma esas tendencias para el caso de México. La poca noción que tienen los individuos ricos del nivel de su propia riqueza relativo a la sociedad mayoritaria corresponde con la literatura especializada: la gran mayoría de mis participantes tuvieron dificultad en estimar correctamente su posición en la jerarquía social, subestimando significativamente su posición. A pesar de que los participantes fueron seleccionados a propósito por tener ingresos que los pusieron (por lo menos) dentro del 1% con mayores ingresos en el país, apenas un tercio de ellos se consideraba parte del 10% más rico (en su mayoría aquellos que trabajan con temas de desigualdad de una forma u otra). El resto se posicionó entre los rangos medios y medio-altos, y hasta tan bajo como en la mediana/quinto decil. Ni uno se estimó en una posición más privilegiada de la que realmente ocupa. El promedio se aproxima a una posición cerca del 85%.

Ilustración: Víctor Solís

¿De dónde vienen estas discrepancias? Aunque sí hay una tendencia para aquellos con ingresos más altos a autoubicarse en deciles más altos, no existe una correlación lineal entre nivel de ingresos y percepción. Al contrario, existe una marcada discrepancia entre los dos a todos los niveles de ingreso incluidos en la muestra, particularmente entre los participantes del sector privado. Sin embargo, considerar la afiliación laboral a un sector particular, u otra característica personal, tampoco desaparece la brecha. Los participantes pertenecen a las clases sociales y ocupacionales más altas, pero sus orígenes son bastante diversos. La mitad ocupa puestos directivos del sector privado, la otra mitad se divide entre posiciones ejecutivas en el sector público e intelectual (medios, académicos, artes). Tampoco género, edad, o nivel socioeconómico de la familia de origen prevalece como factor explicativo: hombres y mujeres, personas jóvenes y más maduras, de familias con pocos recursos y los que crecieron en abundancia igualmente se consideran menos ricos de lo que son. Aunque puede haber entre ellos quien oculte la verdad al responder, no hay razón para pensar que este grupo sea más mentiroso que otros: si responden honestamente a otras preguntas, ¿cuál sería el motivo para mentir en ésta? Como tengo información adicional sobre ellos y sus ingresos, es fácil verificar su posición real; se verían bastante ignorantes o maliciosos al mentir.

¿A qué se debe entonces esta “ignorancia” colectiva? Comparados con la población total, los participantes son extraordinariamente educados. Todos terminaron licenciaturas, la mitad tiene maestría o MBA, y otro cuarto cuenta con estudios doctorales (a nivel nacional menos del 1% tiene doctorado). Estudiaron en las universidades más prestigiosas a nivel internacional (“Oxbridge” y la US Ivy League) y nacional (UNAM, ITAM, TEC). Tampoco son ignorantes hacia la existencia de la desigualdad. Explican: “¡Lo que pasa es que el gap es muy grande—es que la gente rica es muy rica! Gente que, bueno, viven en opulencia ridícula, inimaginable”. (#10)

Lejos de una asumida indiferencia hacia la desigualdad [Sherman, 2017], los participantes están conscientes de, y preocupados por, la desigualdad y sus consecuencias negativas. La describen como “una bomba de tiempo que no sabemos cuándo va a explotar” (#4), y la principal responsable de la epidemia de violencia que aflige al país, así como de su corrupción endémica.3 Aunque las definiciones varían, hay un acuerdo unánime de que los niveles actuales de desigualdad en México son demasiado altos.

Entonces, ni el nivel de ingreso ni el sector ocupacional ni las características personales o una conspiración mentirosa logran explicar la divergencia. Como la tendencia entre los ricos de autoubicarse en posiciones más bajas está bien documentado en la literatura, y sí reconocen la desigualdad, tampoco parece ser ignorancia o maldad particular. Más bien, para entender este fenómeno hay que ver más a detalle cómo es la desigualdad que ellos mismos viven.

La realidad social a la que están expuestos mis participantes difiere de aquella que enfrenta la mayoría del país —de la cual casi la mitad vive en condiciones de pobreza.  Aunque la pobreza se menciona rutinariamente como consecuencia de la desigualdad (y de hecho hay una tendencia de (con)fundir las dos), descripciones de “lo pobre” en el país llegan a pintar la pobreza rural como un estado idílico:

“No tenemos una pobreza [así]; nuestro país permite que no haya una muerte extrema, no. O sea, pobreza extrema y no hay muerte extrema—como que estamos controlados. ¿Por qué? Porque no está nevando, la gente no se va a morir en la calle, que en otros países sí sucede. Y pues, además, está el mar, pues puedo pescar y como; está el mango y agarro un mango y me lo como, entonces comí, viví —de qué me preocupo, ¿no? En otros países no; en otros países es muy difícil, no hay comida… o países bélicos, donde hay una guerra, donde hay desabasto, donde hay una cierta situación que aquí no estamos viviendo. ¿Se ha vivido? Sí, pero nunca nos moríamos de hambre. Eso no pasó. En otros países sé que sí ocurre. Entonces esta falta de no haber vivido estas cosas extremas hacen que veamos todo como muy fácil, ¿no?” (#6)

En el México de la mayoría, el 15% de la población sufre malnutrición crónica y el país encabeza la lista mundial en homicidios (rebasado solamente por Siria en guerra en 2016), con los niveles más altos jamás registrados en 2017. Aunque esta idea de que los pobres en realidad no viven tan mal no es compartida por todos, los salarios de empleados públicos de bajos ingresos, como policías (de tránsito, por ejemplo), son sobreestimados por un factor de tres.

Tal confusión tiene que ver con el entorno en el que se desenvuelven los ricos. Característica de las sociedades muy desiguales es un alto nivel de segregación socioeconómica. Efectivamente, todos los participantes reportan bajos niveles de interacción con personas fuera de sus estratos socioeconómicos. Para la mayoría de los participantes, las únicas personas de bajos recursos con los que interactúan más seguido son empleados domésticos o trabajadores en sus empresas—aunque mucho menos pudientes que ellos mismos, no suelen estar en pobreza extrema. Por la poca interacción sustancial que hay entre gente de diferentes estratos socioeconómicos en sociedades segregadas como la mexicana, se tiene poco conocimiento directo de cómo realmente funcionan los mundos de los otros. Este factor ayuda a explicar por qué muchos de los ricos consideran ingresos por ahí del noveno decil (~ 20,000 pesos) como “insuficientes” para siquiera pagar la escuela de sus hijos, y por debajo del ingreso mediano de las familias mexicanas (realmente es menos de la mitad) (#4).

En cambio, lo que sí hay en su entorno es riqueza—muchas veces muy superior a la de ellos:

“Hay ya un nivel de gente muy rica que vive en otro mundo. Yo puedo ganar muy bien, pero nunca he hecho dinero. Digo, vivo muy bien, no me quejo de nada, tengo mi patrimonio, en fin. De todas maneras, me cuesta vivir bastante. Entonces no tengo avión, no tengo yate, ni me voy al Ritz de París, ni nada. Como ellos, que pueden decidir que ‘vámonos mañana a París’, y se suben [a su avión privado], ¡y se van! ¿No?”(#31)

Su entorno no sólo es más rico, sino también más desigual: la diferencia dentro del top 1% es casi igual que la del 10 más bajo con el 10 más alto del total de la población (27:1). Este director, con un ingreso mensual de casi medio millón de pesos (“o sea, es un buen ingreso”), es considerado el “pobre del grupo”:

“Yo me considero de los muy acomodados, muy, digamos, favorecido, pero… nothing to do with these guys. Y no estoy hablando de fortunas como de [Carlos] Slim o lo que sea, nooo, no; son gente que tienen 200, 300 millones de dólares de patrimonio. Y yo [tengo] como 10”. (#31)

Según el INEGI, esta persona se ubica en el 0.1% de más altos ingresos del país. La autoidentificación como “pobre” comparado con sus amigos proviene de que para las estimaciones de estatus, solamente un 20% se basa en ingreso, educación y estatus laboral —el resto es cómo lo percibimos subjetivamente. Aunque todos saben cuánto dinero ganan, es muy difícil saber si es “suficiente” (para ser rico). La única forma en la que podemos estimar cuánto es “suficiente” es por comparación con otros; la comparación social es inevitable.4 Y como el entorno de los ricos es más rico, sorprende menos cuando alguien con ingreso por arriba de 150 mil diga: “Conozco gente de muchísimo dinero. Pero no, al [decil] diez no los conozco”. (#10)

Ver la riqueza de otros alrededor cambia cómo vemos el mundo. Ni siquiera confrontarlos con los números y por lo tanto su posición ‘real’ convencía a todos:

“¿Sabes por qué no pensé [que pertenecía al decil 10]? Porque el 10, el 10 vive realmente, o sea, yo no. Choferes, guaruras, etcétera; o sea, tienen un reloj de lujo para cada día de la semana—o sea, ya es un nivel totalmente que yo no, nunca me vería en eso”. (#13B)

Cabe mencionar que aquellos participantes que sí se movían con guardaespaldas y “vivían realmente” se autoubicaron en el decil siete—tal como originalmente lo había hecho esta persona, antes de ajustarlo a un dudoso “¿8?” cuando su compañero exclamó: “Noooo, claro que no, ¡es un chico de Lomas! Es 10 pero se siente siete”. (#13A)

Antes de tacharlos como delirantes por vivir en una burbuja, hay que entender que, por un lado, es extremadamente difícil ubicarse correctamente en la distribución de ingresos, incluso para expertos en desigualdad, porque los números son poco divulgados y/o confiables; sólo 14% de los españoles lograron ubicarse en el decil correcto, por ejemplo. Por el otro lado, todos vivimos en nuestras respectivas “burbujas” de un entorno social limitado que influye nuestra visión del mundo, por más consciente que seamos del hecho. Este proceso de muestreo social se combina con los efectos de sesgos psicológicos de grupo de referencia (el resultado de compararse con grupos particulares) y de disponibilidad (la tendencia de generalizar con base en información cercana). Estos sesgos, como explica Kahnemann, son mecanismos subconscientes de nuestros cerebros que sólo podemos controlar parcialmente. Son tremendamente útiles al organizar información de alta complejidad en esquemas manejables. Sin embargo, también hacen que sobrevaloramos aquellas referencias disponibles en nuestro entorno inmediato (por el sesgo de confirmación). La segregación que existe en sociedades desiguales hace más difícil estimar adecuadamente qué pasa en aquellas partes donde no pintamos, y la capacidad de empatizar a través de los “mundos” disminuye proporcionalmente con la reducción de oportunidades de encontrarse con el respectivo “otro”.

¿Qué es lo que hace la desigualdad a las personas entonces? Mientras que pobreza significa falta de recursos, aun cuando la persona afectada por ella no lo sepa, una de las consecuencias claves de la desigualdad es que hace que la gente se sienta y actúe pobre, incluso cuando no lo es. Porque sentirse rico está más relacionado con el nivel de desigualdad que hay en el entorno, que con el nivel objetivo de riqueza del individuo. Más que existir un nivel absoluto por encima del cual un individuo es inequívocamente ‘rico’, eso de saberse rico es relativo. Al igual que la pobreza es un concepto multidimensional, dinámico y socialmente construido también lo es la riqueza. Ni la pobreza ni la riqueza son algo que existe independiente de referencia. Como razona un participante:

“El problema no es el absoluto sino el relativo. O sea, si una gente pobre vive mucho mejor que hace 20 años, se va a sentir pobre si al lado tiene una mansión con un Ferrari”. (#7)

A la desigualdad, por lo tanto, hay que entenderla como es percibida por, más que un concepto desconectado de quien la experimenta. Afecta a la gente, a sus actos y sentimientos de una forma sistemática y predecible: las percepciones sobre la desigualdad que tiene la élite difieren de los demás porque los mundos que ellos habitan —y, por lo mismo, sus experiencias y percepciones— también son distintos a los de la mayoría. Aun así, sus mundos están llenos de desigualdad. Su condición es de una afluencia relativa. Para ubicarnos mejor, y entender y eventualmente reducir la desigualdad, hace falta compartir más espacios —físicos, políticos, sociales.

 

Alice Krozer
Doctora en Estudios de Desarrollo por la Universidad de Cambridge. Actualmente es investigadora postdoctoral en El Colegio de México.
Referencias
Bayón, M. C. (2016). Accumulating Disadvantages, Multiplying Inequalities: Biographies of Poverty in Mexico City. Journal of Poverty  DOI: 10.1080/10875549.2016.1141385, 15 de marzo de2016.
Bublitz, E. (2017). Misperceptions of income distributions: Cross-country evidence from a randomized survey experiment. LIS Working Paper No. 694, April 2017.
Bustos, A. and Leyva, G. (2016). “Hacia una estimación más realista de la distribución del ingreso en México”. Este País 07.06.2016.
Cruces, G., Perez-Truglia, R., and Tetaz, M. (2013). Biased Perceptions of Income Distribution and Preferences for Redistribution: Evidence from a Survey Experiment. Journal of Public Economics 98: pp. 100-112.
Dawtry, R. J., Sutton, R.M. and Sibley, C. G. (2015). Why Wealthier People Think People Are Wealthier, and Why It Matters: From Social Sampling to Attitudes to Redistribution. Psychological Science, julio 2017, pp.1–12.
del Castillo, M. (2015). “La magnitud de la desigualdad en el ingreso y la riqueza en México. Una propuesta de cálculo”. Cepal México Serie Estudios y Perspectivas No. 167. Mexico City: United Nations.
Esquivel, G. (2015). Desigualdad Extrema en México: Concentración del Poder Económico y Político. Oxfam México.
Fernández-Albertos, J., and Kuo, A. (2015). Income Perception, Information, and Progressive Taxation: Evidence from a Survey Experiment. Political Science Research and Methods. DOI: 10.1017/psrm.2015.73.
Gimpelson, V. and Treisman, D. (2015). Misperceiving Inequality. IZA Discussion Paper No. 9100 June 2015.
Hoy, C. (2017). “The study that shows life is a lot more unequal than you (probably) think”. The Guardian Inequality Project, 6 de junio 2017.
INEGI (2017). “Presenta INEGI, por vez primera, resultados sobre la movilidad social intergeneracional.” Comunicado de Prensa Núm. 261/17. Ciudad de México, 16 de junio 2017.
Lindemann, K. (2004). The Changing Perception of Social Position. In Saar, E. (ed), Towards a Normal Stratification Order: Actual and Perceived Social Stratification in Post-Socialist Estonia. Chapter 17, pp. 481-499. Frankfurt a.M.: Peter Lang GmbH Internationaler Verlag der Wissenschaften.
Paullier, J. (2017). “La polémica en México por el informe que lo sitúa como el país más violento del mundo solo por detrás de Siria (que está en guerra civil)”. BBC World, Ciudad de México, 10 de mayo 2017.
Prince, R. A. and Schiff, L. (2009). The Influence of Affluence: How the New Rich Are Changing America. New York: Doubleday of Random House.
Tourliere, M. (2017). “Malnutrición cuesta a México 28 mil mdd por año, alerta informe de la Cepal”. Proceso, 25 de abril 2017.
Transparency International (2017). Corruption Perceptions Index 2016.
TUC (2009). The Touchstone Blog Middlebritainometer Results.


1 A pesar de grandes variaciones en los sesgos percepcionales entre países, a grandes rasgos los pobres suelen sobreestimar sus rangos en la distribución de ingresos, mientras que los ricos subestiman los suyos.

2 Para nuestros fines, podemos definir como “élite” a un grupo abierto de individuos dentro del 1% más alto de la distribución de ingresos, que también ocupen puestos de influencia potencial, es decir, aquellos que tuvieran más acceso a, y control sobre, recursos económicos y también otra dimensión de capital (político, social, cultural, simbólico). Las citas presentadas en este artículo son tomados de mi estudio sobre las percepciones de las élites mexicanas, que forma parte de mi tesis doctoral Inequality in Perspective: Rethinking Inequality Measurement, Minimum Wages and Elites in Mexico (University of Cambridge, 2018). Para mantener el anonimato de los participantes, se les asignó un número a cada entrevistado.

3 México se ubica en la posición 123 del Índice de Percepción de la Corrupción.

4 Hay estudios que explican que uno nunca llega al punto donde dice “suficiente”.



PUBLICIDAD