Tras el vendaval de noticias que ha desatado el Presupuesto de Egresos para el 2019, hemos visto entre otras cosas la inconformidad de varios grupos, como escuelas públicas, que han mostrado su “preocupación y desacuerdo” con él por considerarlo injusto o insuficiente.

Ilustración: Víctor Solís

Otro grupo, con mucho menos respaldo que las escuelas públicas, ha sido el de los gobernadores de Jalisco, Chihuahua, Aguascalientes, Tamaulipas y Baja California. En casos específicos, como Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco, quien escribió sobre el presupuesto en su cuenta de Twitter el 16 de diciembre, diciendo que con este plan se centraliza el gobierno federal y se ignoran las necesidades que surgen desde lo local y se les quitan recursos a los municipios, al estado y a los jaliscienses.

Asimismo, Javier Corral, Gobernador de Chihuahua, ha dicho en repetidas ocasiones que este nuevo presupuesto es una reducción de casi 30% de los recursos federales y que es el peor trato que se le ha dado al estado en los últimos 15 años.

Es claro que para la distribución de recursos y para realizar el Plan de Egresos 2019 influyeron diversos factores, desde las necesidades de los estados, así como sus aportaciones a las finanzas públicas, su historial de endeudamiento y otros. Sin embargo, tras las declaraciones de los gobernadores, se quiso hacer un análisis que nos diera luz para dimensionar la magnitud del esfuerzo de conciliar los presupuestos estatales con respecto a la población y aportación de impuestos de cada entidad.

Para esto se hizo una suma del total de percepciones destinado a los estados y se obtuvo el porcentaje que adquiriría cada uno. Al realizar este ejercicio se encontró que el Estado de México y la Ciudad de México son los principales receptores del presupuesto, seguidos en un lejano tercer lugar por Veracruz. Asimismo, los tres estados con menor percepción del presupuesto son Colima y Baja California Sur. De los estados quejosos, cuatro de cinco se encuentran por debajo del promedio: Tamaulipas 2.9%, Chihuahua 2.8%, Baja California 2.7% y Aguascalientes con 1.1% del presupuesto.

En un mapa perceptual se evaluaron las variables de porcentaje de población total contra el porcentaje del presupuesto dirigido a los estados. Así, se observa que el Estado de México es por mucho el que tiene mayor población, seguido de la Ciudad de México, y en ambos casos son quienes reciben la mayor parte del presupuesto.

En un área verde se encuentran Tabasco y muy ligeramente perceptible Guerrero, esta posición es considerada como positiva ya que se encuentra en un cuadrante que cumple con las características de recibir un presupuesto por encima de la media y contar con un porcentaje de población menor a la media nacional. Esto significa una ventaja cuando, por ejemplo, se compara el caso de Puebla que tiene mucha más población, pero recibe un presupuesto muy similar al de Tabasco.

Haciendo un zoom a los cuadrantes del lado izquierdo, particularmente el que engloba a más de la mitad de los estados —es decir, aquellos con menor porcentaje de población y presupuesto— se observa que Chihuahua se asemeja en tamaño de población a Guerrero y que, sin embargo, recibe ligeramente menos del presupuesto de egresos. Es el mismo caso para Coahuila, que comparte un porcentaje similar a la población de Sinaloa y que recibe menos presupuesto.

Ahora, haciendo una evaluación con la variable de pago de impuestos per cápita, se observa que las entidades con mayor aporte por persona son la Ciudad de México y Quintana Roo.  Seguidos por Nuevo León, Chihuahua, Baja California Sur y Baja California. Asimismo, por debajo de la media nacional, que es $19.8, se encuentran la mayoría de las entidades, siendo Oaxaca, Tlaxcala y Chiapas las que menos aportan.

Una vez más, visto desde el ángulo de los gobernadores inconformes, se encuentra que cuatro de cinco de estas entidades aportan más del promedio nacional, esto es: Chihuahua con $33.4, Baja California con $30.8, Tamaulipas con $23.1 y Aguascalientes con $19.8. Curiosamente, Jalisco, otro de los estados con problemas, se encuentra por debajo de la media con una aportación de $18 por persona.

En una evaluación del pago de impuestos per cápita con respecto al porcentaje de presupuesto que recibirá cada entidad, se observa que la Ciudad de México, así como Nuevo León, se ubica en un cuadrante que pudiera denominarse como “justo” dado que pagan más impuestos que la media nacional y también reciben poco más del promedio de presupuesto.

Por otro lado, en un área verde se encuentran el Estado de México, Veracruz, Jalisco y Tabasco, entre otros. Este espacio es ventajoso en tanto que las entidades que se encuentran en él reciben presupuesto por encima de la media nacional y hacen menor pago de impuestos per cápita. Sorprende el caso del Estado de México, ya que es por mucho el que recibe más presupuesto que el resto de las entidades y, sin embargo, su aportación de impuestos está por debajo del promedio.

En el área coloreada con rojo, se encuentran los estados con una situación de desventaja ya que son quienes más aportan, pero reciben menos presupuesto del promedio nacional. Aquí podemos encontrar a cuatro de los cinco estados descontentos, con una mención especial a Quintana Roo, pues es la entidad con mayor desventaja, seguida por Chihuahua, Baja California Sur y Baja California.

En suma, los factores que inciden en la toma de decisiones para realizar el Plan de Egresos pueden ser múltiples; sin embargo, estos datos sugieren que, al menos en términos generales, hay motivos para que algunas entidades muestren descontento, especialmente casos como Chihuahua, Baja California, Baja California Sur e incluso Quintana Roo. Sobra decir que toda la franja de la frontera norte se encuentra en una posición de desventaja; no obstante, esto podría ser contrarrestado con el reciente Plan de la Frontera Norte que incluye la baja de impuestos al ISR, aumento al salario mínimo, homologación de precios de gasolina y otras medidas que ha mencionado el actual gobierno.

Por otro lado, también es muy visible el trato preferencial que se le ha dado a las entidades con mayor pobreza, como las zonas del sur que incluyen a Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Otra cuestión que sorprende es el trato positivo que se le da a estados como Tabasco y el Estado de México particularmente, porque no son las entidades que más aportan e, incluso así, tienen alguno de los primeros lugares en recepción de presupuesto.

En el vaivén de sucesos ya habremos de ver cuál será la postura final de los gobernadores o si seguiremos presenciando una ola de posturas, acciones y coaliciones entre los actores políticos para ver si es posible regatear en el Plan de Egresos.

 

Paulina Robles Rubio
Maestra en Análisis Político y Medios de Información por la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del ITESM.

Referencias

INEGI. (2015) Encuesta Intercensal 2015.

Ortega. A.  (17 de noviembre de 2018). “#PaqueteEconómico2019: Así se perfila el reparto de dinero para los estados“ ADN Político.

Verdusco, M. (29 de diciembre de 2018). “Chilangos pagan casi 3 veces más impuestos”, El Universal.

Presupuesto federal castigará a Chihuahua: Corral Jurado” (18 de diciembre de 2018), El Economista.