Desde niños se nos dice que “los de adelante corren mucho y los de atrás se quedarán”, y si bien esta rima de juego infantil puede parecer sumamente inocente, representa una idea recurrente en las discusiones sobre pobreza y desigualdad en México: “Los pobres son pobres por flojos/ porque no le echan suficientes ganas”. Desde esta visión, la pobreza no es sino el resultado directo de una decisión personal, enteramente achacable a la persona que se encuentra en esa situación y, por lo tanto, reprensible. Esa misma visión da una justificación para la existencia de los grandes niveles de desigualdad en el país: “los de adelante corren mucho”. Es decir, quienes se encuentran en la parte más alta de la distribución de ingreso o riqueza se encuentran ahí porque se esfuerzan/trabajan/crean más que el resto. Esta forma de entender los temas distributivos en el caso mexicano es problemática por una razón esencial: la premisa básica sobre la que descansa no se cumple en el caso mexicano (ni en muchas otras sociedades).

Asumir que la forma en que se distribuye el ingreso o la riqueza en un país es una representación directa del grado de esfuerzo realizado por las personas implica asumir que todos y todas tienen las mismas oportunidades. Es decir, que no hay ningún elemento fuera del control de la persona en cuestión que le ponga en desventaja frente al resto, y que, en consecuencia, ponga a otros en una situación ventajosa.1 Si bien la idea parece sencilla, en realidad no lo es, porque trae consigo dos preguntas relevantes: ¿Qué elementos fuera del control de las personas les ponen en ventaja sobre otros? Y una vez que hayamos definido de qué elementos se trata, ¿debemos limitar la influencia de dichos elementos?

Ilustración: Oldemar González

La respuesta a ambas preguntas es un tema directamente relacionado a las preferencias políticas e ideológicas de las personas.2 A modo de respuesta, propongo lo siguiente. Definamos como dichas circunstancias aquellas características socioeconómicas fuera del control de las personas que determinan en buena medida el acceso de ellas a ciertos bienes y servicios. Es decir, cosas como la educación y ocupación de nuestros padres, nuestro género, el nivel de ingreso y riqueza del hogar en el que nacimos, nuestro color de piel, la primaria a la que fuimos inscritos, la comunidad en la que pasamos nuestra infancia (y sus características en términos de disponibilidad de servicios tanto básicos —salud, electricidad, agua potable— como culturales). Bajo esta definición, una sociedad en donde la distribución del ingreso o de la riqueza representa fielmente la distribución de grado de esfuerzo sería una sociedad en donde ninguna de las circunstancias mencionadas anteriormente influye sobre los resultados de vida de las personas.

¿Es México una sociedad con esas características? La evidencia empírica muestra que no. Los dos estudios más recientes sobre el tema apuntan a que al menos entre 40% y 50% de ésta se encuentra explicada por las diferencias que existen entre las personas en las circunstancias arriba mencionadas.3 Es decir, al menos la mitad de la desigualdad en ingreso que vemos en México se debe a las diferencias en las posiciones de arranque de las personas, no a que existan grados de esfuerzo diferenciados. Estas diferencias en las circunstancias de origen son la explicación detrás de dos hechos: uno de cada dos mexicanos nacidos en el 20% de menor riqueza4 en el país permanece ahí al alcanzar la edad adulta y, a su vez, uno de cada dos de los nacidos en el 20% de mayor riqueza permanece ahí al alcanzar la edad adulta. No es que los de adelante corran mucho, es que empiezan muy cerca de la meta. De igual forma, no es que los de atrás no corran, es que la suya es una carrera de obstáculos de corte olímpico.

Ahora bien, ¿cuál de dichas circunstancias es la que genera la mayor proporción de la desigualdad de oportunidades observada en el país? Si se analiza a toda la sociedad en su conjunto, el principal determinante de la desigualdad de oportunidades es la desigualdad en riqueza del hogar de origen. Es decir, qué tan rico o pobre es el hogar en el que nacimos influye más que otros elementos, como la educación de nuestros padres, sobre nuestros resultados de vida. Esto implica que la desigualdad que hoy vemos en el ingreso o riqueza es en buena medida la desigualdad que viene de generaciones atrás.

Ahora, un análisis más fino consiste en dividir a la población en cinco grandes grupos, de acuerdo a su nivel de riqueza de tal forma que en cada grupo haya un 20% del total y observar qué circunstancias son los principales determinantes de la desigualdad al interior de cada sector. Este análisis es el que Roberto Vélez-Grajales, Gastón Yalonetzky y yo hacemos en este artículo y el cual se sintetiza en la siguiente gráfica.

Gráfico 1: Descomposición de la desigualdad de oportunidades por circunstancia de origen

Nota: La ocupación paterna distingue entre ocupaciones agrícolas y no agrícolas. El logro educacional materno y paterno emplea las siguientes categorías: no educación formal, primaria incompleta, primaria completa, secundaria completa, preparatoria completa y licenciatura completa/posgrado. Para color de piel se utilizaron las tonalidades de la escala PERLA. Para definir si los padres eran indígenas se consideró que al menos uno de ellos hablase una lengua indígena. Por comunidad urbana se consideraron comunidades más de 1,500 habitantes. Para más detalles, ver aquí.

 

Como se puede apreciar, dependiendo el quintil (es decir, el grupo de 20% de la población), las circunstancias que generan la desigualdad de oportunidades al interior varían. En el caso del 20% más pobre, el principal generador de desigualdad de oportunidades al interior de dicho grupo es si alguno de los padres de la persona hablaba una lengua indígena. Por su parte, el color de piel5 y la educación de los padres juegan papeles más importantes en los estratos superiores. Esto apunta a que la estratificación de la sociedad mexicana ocurre en distintos niveles. En primera instancia vía la riqueza de origen y después mediante la operación de otros marcadores sociales.

En resumen, la noción de que en México es pobre quien quiere ser pobre, o quien no se esfuerza lo suficiente, es una noción que parte de premisas irreales, de las cuales además es posible documentar su grado de “irrealidad”. Insistir en ella nos aleja de un mejor entendimiento del funcionamiento de la sociedad mexicana y, por tanto, del diseño de políticas públicas que busquen maximizar la libertad de las y los mexicanos, entendida ésta como la capacidad de las personas de decidir sobre sus resultados de vida sin influencia de factores que le son exógenos.

 

Luis Ángel Monroy-Gómez-Franco
Estudiante del doctorado en economía del Centro de Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.


1 Sobre la definición de igualdad de oportunidades escribí en este espacio hace unos años y más recientemente escribí sobre la relación de dicha idea con la ideología política del liberalismo en el contexto mexicano.

2 De hecho, para el filósofo G.A. Cohen, la respuesta a ambas preguntas definía en buena medida las diferencias entre el liberalismo clásico, el liberalismo progresista y el socialismo.

3 Ver aquí y acá.

4 De acuerdo con los datos del Módulo de Movilidad Social Intergeneracional.

5 Sobre el papel del color de piel en la estratificación de la sociedad mexicana, hace una semana apareció en este espacio un excelente texto por Alice Krozer al respecto.