agosto 22, 2019

El análisis de redes sociales en los procesos de inclusión digital y financiera en zonas rurales de México

Durante mucho tiempo la concepción de que las prácticas económicas de los hombres —sí, de los hombres, porque las mujeres no estaban contempladas en este modelo— estaban basadas en acciones racionales para maximizar recursos tratando de obtener los mayores beneficios con un esfuerzo mínimo ha explicado los comportamientos que se dan en una sociedad. Sin embargo, diferentes análisis sociales han comprobado que existen significados sociales y culturales más complejos que dan sentido a prácticas económicas y financieras de los seres humanos (Bouman y Hospes, 1994; Bloch y Parry, 1989; Guerin, 2006, 2011; Morvant-Roux, 2006; Servet, 2006; Shipton, 2007; Zelizer, 1995). La deuda por ejemplo, se percibe y experimenta en distintas formas de acuerdo a contextos sociales y la posición estructural de los sujetos; igualmente, puede tener un significado distinto para una mujer o un hombre (Villarreal, 2004). Esta perspectiva pone de manifiesto que en las transacciones económicas, además, existen factores del orden sociocultural, simbólico y del comportamiento que forman parte de las prácticas humanas; por tanto, es vital comprenderlas para lograr los impactos esperados a partir de las intervenciones del Estado a problemas específicos.

Ilustración: Patricio Betteo

En este contexto, el uso de metodologías sociales combinadas —que logren captar los significados sociales, económicos, culturales y del comportamiento— hace más comprensible el proceder humano, obteniendo mayor información para el diseño de políticas públicas con impactos reales para las comunidades.

En el caso específico del análisis y soluciones posibles al problema de inclusión digital y financiera en zonas rurales de nuestro país, diseñamos una metodología que conjugó el análisis de redes sociales (ARS), la economía conductual y la etnografía con lo que pudimos observar de manera gráfica las conexiones de personas y comunidades para comprender las demandas de servicio y las formas en las que las conexiones entre personas afectan el comportamiento individual y colectivo mediante el intercambio de bienes, información, prestigio y poder (capital social). Asimismo, observamos las redes de actores claves en la difusión de conocimiento o prácticas para la adopción o apropiación de las nuevas tecnologías.

Al graficar las diversas relaciones encontramos que en la comunidad de Bienvenido de Hermenegildo Galeana, en el estado de Puebla en la sierra norte con población indígena totonaca:

• Los pobladores de la comunidad en general tienden a identificarse como personas de bajos recursos por lo que la cultura del ahorro y la administración de sus finanzas es un tema delicado.

• Es posible ver que los miembros de la comunidad con mayor prestigio son aquellos que cuentan con un buen capital de ahorro en SMB Contigo, una sociedad financiera comunitaria (las Sofinco); mismo capital que reinvierten en sus hogares, pequeños negocios y en la actividad agrícola de la zona. Sin embargo, la mayoría de las personas que ahorran lo hacen sin tener en mente un proyecto a futuro para ese capital.

• La presencia de servicios de telecomunicaciones y digitales es escasa o nula.

• La precariedad en la que se encuentra el municipio explica por qué la mayoría de las subredes que se formaron en Bienvenido se articularon en torno a lugares fuera de esa comunidad. Cabe mencionar que existe una alta migración nacional e internacional, puesto que muchos pobladores migran en busca de mejores condiciones de vida.

En contraste. en la comunidad de San Pablito, Puebla, con población hñahñu, encontramos que:

• Su economía está estrechamente relacionada con las remesas que envían familiares y paisanos que migran principalmente hacia Carolina del Norte, siendo uno de los nodos centrales en el esquema de redes que ilustra las relaciones y los vínculos en la comunidad.

• La familia y el lugar de residencia son los vínculos más fuertes en todas las comunidades y le siguen de cerca los vínculos relacionados con actividades económicas.

En el análisis de la inclusión digital se han  dejado de lado los aspectos y beneficios sociales que conllevan, lo cual lleva a desatender las necesidades y aportaciones de los grupos digital y socialmente excluidos. Sin embargo, se debe considerar como prioridad a los sectores de la población más vulnerables, a fin de que la digitalización funcione como promotor de mayores oportunidades para el empleo, el acceso a la información y relaciones sociales diferentes y de mejor calidad.

Las competencias digitales deberán ir más allá de las aportaciones que pueden hacer a la economía y plantearse las aportaciones que pueden hacer a la sociedad, considerando el desarrollo personal y la ciudadanía activa.

Sirva este breve vistazo al uso de este tipo de metodologías para dimensionar acaso las complejidades de los procesos de inclusión digital y financiera en zonas rurales de nuestro país.

 

Hernán Garza Villarreal
Experto en la industria de comunicaciones y servicios financieros, cuenta con más de 30 años de experiencia en el despliegue de  tecnologías emergentes.

Mabel Almaguer
Psicóloga social y Maestra en Planeación y Políticas Metropolitanas por la Universidad Autónoma Metropolitana.

Yuribi Ibarra
Doctora en Antropología por el CIESAS y Directora asociada en METHOS Estrategias de Investigación.

Leer completo

El sector privado tiene una responsabilidad importante para el desarrollo social, sobre todo en los ámbitos económico y ambiental. En cuanto a equidad de género, tiene responsabilidades importantes para contribuir a la autonomía económica de las mujeres; a su participación paritaria en la toma de decisiones; en la prevención y atención de la violencia contra ellas y contra las personas sexualmente diversas; en la protección de sus derechos humanos, en particular de los laborales, y en general, para eliminar las prácticas discriminatorias contra las mujeres y las personas sexualmente diversas (por ejemplo, para dar igual pago por igual trabajo). Asimismo, es central que mantenga la atención a lo largo de su desempeño en la vinculación entre el género y el medio ambiente y el respeto a los derechos (y el territorio) de los pueblos originarios.    

Leer más

Leer completo