octubre 6, 2016

Lecciones de historia para la economía mexicana

El historiador social y económico Fernand Braudel decía que la historia podía ser dividida en tres movimientos: lo que se mueve rápidamente, lo que se mueve lentamente y lo que parece no moverse en absoluto.1

La economía mexicana y su posición con respecto a los movimientos económicos en el mundo hoy encajan con los movimientos braudelianos. La economía mexicana se mueve lentamente, aun dentro del consenso neoliberal de los últimos treinta años, al mismo tiempo que se encuentra insertada en un mundo que, en parte, se mueve rápidamente alejándose hacia un nuevo consenso que parece recuperar las lecciones olvidadas de un tiempo de mayor sensatez económica.

Leer más

Leer completo

agosto 25, 2016

Reescribir las reglas de la esfera económica. Entrevista con Joseph Stiglitz


Ana Gabriela González | Diego Castañeda: Siempre ha señalado el papel de la voluntad y negociación políticas en la implementación de políticas públicas económicas, y, en su raíz, los problemas de desigualdad parecen problemas políticos. ¿Por qué cree que el aumento de la desigualdad no se ha convertido, por lo menos por el momento, en un problema político relevante en países en desarrollo, como México, a diferencia de lo que se ve en Estados Unidos o Europa?

Joseph Stiglitz: Creo que son dos las razones. En primer lugar, en Europa y Estados Unidos ha habido un incremento gigante de la desigualdad, mientras que en algunos países latinoamericanos en realidad ha disminuido. No en niveles demasiado altos, pero ha disminuido. El cambio es dramático en Estados Unidos. No es sólo una cuestión de desigualdad, sino que en realidad a las clases medias les está yendo verdaderamente mal. El sueldo promedio de un trabajador de tiempo completo es menor que el que se percibía hace cuarenta años. La realidad es que nuestro sistema económico no ha podido apoyar a la mayoría de las personas.
Otro elemento clave a considerar es que la prensa de varios países latinoamericanos está dominada por el poder. Y, por tanto, suena lógico que las publicaciones no cubran el tema de la desigualdad como pasó, por ejemplo, con el New York Times, que publicó una serie larga de reportajes llamada “The Great Divide” (La gran división) en la que se mostró lo que sucedía en los Estados Unidos. Esto ayudó a que muchos estadounidenses estuvieran más enterados de qué es a lo que se enfrentan.

Leer más

Leer completo