septiembre 1, 2016

Forjar patrias

Cerca del medio siglo de haber salido a la luz y a propósito de una reedición, Justino Fernández prologó Forjando patria de Manuel Gamio en 1959.1 El prefacio de Fernández se preocupa por hacer una lectura de la obra con una perspectiva histórica, pero recuperando la vigencia que podría tener del texto en el México del desarrollo estabilizador. Para Fernández, leer Forjando patria casi 50 años después era importante en cuanto a la idea de ésta como una obra programática para quienes manejaban el país. Además, servía como una obra para que las nuevas generaciones entendieran el ideario del sistema hegemónico revolucionario. El contexto que más importa a Fernández es el de la Revolución mexicana: Gamio escribió buena parte del libro y lo publicó en 1916, todavía inmerso dentro de los convulsos procesos revolucionarios. Para Fernández, Forjando patria organiza buena parte del pensamiento de la Revolución mexicana y, en consecuencia, de los gobiernos emanados de ella, vigentes en su tiempo. Su prólogo pide buscar en los ensayos de Gamio, “lo que aún queda por hacer”. Otros 50 años después y, celebrando el centenario de la publicación de este icónico libro, vale la pena volver a leer Forjando patria, evidentemente, por otras razones.

Leer más

Leer completo