El debate sobre la desigualdad en México se ha enfocado, en general, sobre la desigualdad de ingresos personales; es decir, la posición de cada individuo en la distribución de ingresos en el país. La distribución personal del ingreso nos permite tener una idea muy clara de la magnitud de la desigualdad, al hacer posible ordenar la población por su nivel de ingreso. Sin embargo, al concentrarnos en la desigualdad en el país, tendemos a olvidarnos sobre la desigualdad en las regiones y, más específicamente, dentro de cada entidad federativa.

Leer más

Leer completo