Es un asunto un tanto poético que la elección más grande en la historia de México también trajera como resultado la victoria más grande y al gobierno con más legitimidad en nuestra historia moderna. El triunfo de Andrés Manuel López Obrador en tal magnitud y contexto además de incluir un mandato muy claro en temas como la violencia y la corrupción, también trae consigo un mandato sobre la política económica. Si la cuarta transformación del país será separar el poder económico del poder político, ésta tendrá implícita cambios en la conducción de la economía. Una economía que crezca más y que beneficie a la mayoría debe ser el ideal a esperar.

El proyecto económico de López Obrador tiene en el centro impulsar el crecimiento inclusivo. Si a lo largo de los últimos 30 años hemos observado cómo el crecimiento es mediocre y cómo la mayor parte del beneficio termina en pocas manos, el sexenio lopezobradorista debería tener como carta de presentación la mejora general en la calidad de vida, en especial de los que menos tienen. Para lograr este cometido el próximo presidente y su gabinete económico tienen muy claro que es necesario rescatar el Estado.

Rescatar el Estado no es regresar el tiempo, es reconocer que, para que una sociedad sea igualitaria, sobre todo hablando de igualdad de oportunidades, es necesario un Estado que sea la suficientemente fuerte y eficiente para garantizar acceso a bienes y servicios públicos. Que pueda asegurar un piso parejo para todos los participantes del mercado, que pueda lidiar con una realidad poco reconocida en las discusiones económicas (la existencia de ganadores y perdedores) y que el truco para ser una sociedad más justa y exitosa está en cómo asegurar que los ganadores no siempre sean los mismos y que los perdedores no lo pierdan todo. 

Ilustración: Patricio Betteo

En este redescubrimiento de la importancia del Estado que yace en el fundo de muchas de las propuestas de López Obrador, existen ejemplos muy concretos que se intersectan con los otros grandes mandatos que nos ha mostrado la elección: corrupción  violencia. Uno de estos ejemplos es su intención de desarrollar un modelo de compra centralizado para el gobierno. El centralizar compras y realizarlas vía mecanismos de subasta inversa, tal como lo hace desde hace años Brasil, ofrece enormes ventajas en dos áreas claves: primero, hace más eficiente el gasto público y la experiencia brasileña1 sirve para hacernos una idea al respecto. Este modelo de adquisiciones públicas ha producido ahorros de hasta 30 por ciento en el costo, para el caso mexicano un éxito semejante haría el gasto público más eficiente y liberaría recursos para otro tipo de proyectos. De forma adicional, lo que los estudios muestran sobre este mecanismo en Brasil es que la corrupción disminuyó2 de forma importante.

Una segunda manera en que la separación del poder económico del poder político se manifiesta en el cambio de modelo que el nuevo presidente trae consigo es el de realmente poner atención a la competencia económica. Es muy documentado que una parte no menor de la desigualdad de ingresos en el país es producto de la concentración de mercado. Asegurar que no sea el capitalismo de cuates el creador de fortunas o el que permita su transmisión intergeneracional abrirá un espacio para la creación de valor en sectores que tradicionalmente son dominados por arreglos políticos. Mayor competencia puede traer mayor eficiencia y mayor productividad y, con ello, mayor crecimiento repartido en un mayor número de manos.

Que en México menos del 13 por ciento de las pymes puedan exportar no es sólo un síntoma de fallas de mercado en temas de competencia, también es un síntoma del deterioro y abandono de nuestra infraestructura y del poco interés que nuestros gobiernos han tenido por una política industrial activa. Es imposible que pensemos que nuestra economía es funcional si la mitad del territorio y la mitad de la población apenas pueden participar de sus actividades económicas. Tenemos un país en el que es más fácil viajar al extranjero que hacia algunas partes de sí mismo, en esas condiciones se antoja complicado pensar en sacar a casi 10 millones de personas de la pobreza extrema o más de 50 de la pobreza multidimensional.

Por obviedad, el proyecto de López Obrador parte de recuperar la inversión pública para que ésta solucione algunos de estos problemas y para que ésta cree oportunidades, abra nuevos mercados que permitan que la inversión privada fluya. Es un asunto bien estudiado por economistas como Rodrik y Hausmann3 que para que las economías crezcan es necesario tener un diagnóstico correcto sobre los cuellos de botella del crecimiento. En México la inversión privada es baja porque no se percibe rentable invertir, una parte por la falta de competencia y porque invertir es un costo cuando se es un monopolio, porque existe mala infraestructura, porque falta capital humano y porque existen muchas externalidades de información. Un gobierno activo que invierte en las personas, en infraestructura y que hace política industrial crea oportunidades, abre mercados y disminuye los costos de autodescubrimiento de aquellos que desean invertir.

Repensar la economía nacional después de décadas de inercia y de más ideología y dogma que pragmatismo y resultados no es una tarea sencilla. Mucho se tendrá que hacer, pero son los pequeños cambios desde el comienzo los que dan esperanza de lo que podría traer la próxima administración de López Obrador. Incluso si algunas cosas resultan imposibles de realizar son tantas las oportunidades para mejorar que hay mucho espacio para el optimismo aunque éste sea mesurado.

Pensando a futuro, el mayor legado que un gobierno de Andrés Manuel López Obrador podría tener en materia económica sería el de erradicar el rentismo y una economía que crece con un enfoque pro pobre. Si en 2024 tenemos un país donde ir al gobierno no es un camino directo a la riqueza, donde el Estado no esté capturado por los intereses de unos cuantos y que logre un mayor crecimiento de forma sostenida, esa administración podría ser la más exitosa en las últimas cuatro o cinco décadas.

 

Diego Castañeda
Economista por la University of London.


1 Joia, Luiz Antonio y Fuad Zamot (2002), “Internet-Based Reverse Auctions by the Brazilian Government”. The Electronic Journal on Information Systems in Developing Countries.

2 Kucharski, John, (2002). “Procurement in Brazil: Electronic Procurement as Anti-corruption Reform”, The journal of international policy solutions.

3 Hausmann, Ricardo; Rodrik, Dani and Andrés Velasco (2005): “Growth Diagnostics”. Manuscrito, Inter-American Development Bank.



PUBLICIDAD